Rusia y Arabia Saudí pactan un recorte de la producción de 10 millones de barriles

Expansión, España

La OPEP, Rusia y otros productores de crudo han alcanzado un acuerdo básico para reducir su oferta petrolera en un 23% ante la crisis de la pandemia del covid-19, pero la entrada en vigor del queda condicionada a la participación de México.

La retirada del mercado de 10 millones de barriles diarios (mbd) de crudo está supeditada “a que México acepte el compromiso. En caso contrario, el documento no entrará en vigor”, declaró a Efe Zamina Alíeva, portavoz del Ministerio de Energía de Azerbaiyán.

La reunión terminó después de que la secretaria de Energía mexicana, Rocío Nahle, abandonara el encuentro telemático sin dar el consentimiento de su país a reducir el bombeo en 400.000 barriles diarios (bd).

México no es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pero sí de la alianza con productores independientes conocida como OPEP+.

Las conversaciones se reanudarán este viernes en la reunión de ministros de Energía del G20, de la que la OPEP+ espera, además de la adhesión de México, que también otros grandes exportadores de crudo, sobre todo Estados Unidos, se sumen a los esfuerzos para apuntalar los desplomados “petroprecios”.

Previamente, Arabia Saudí, líder de facto de la OPEP, y Rusia, que encabeza a los aliados, se comprometieron a rebajar cada uno hasta 8,5 mbd el nivel de su producción, desde los cerca de 11 mbd que extraían en octubre de 2018, allanando el camino para un recorte histórico de los suministros globales de crudo.

De entrar en vigor, el pacto pondrá fin a la guerra de precios entre ambos gigantes petroleros que, desatada hace un mes, ha exacerbado la crisis causada por la destrucción de la demanda energética causada por la propagación del coronavirus.

El acuerdo es un compromiso para mantener limitados los suministros durante dos años, con un plan escalonado: la reducción de 10 mbd regiría en mayo y junio próximos, bajaría a 8 mbd entre julio y diciembre, y a 6 mbd entre enero de 2021 y abril de 2022.

Los socios de la OPEP Venezuela, Irán y Libia siguen exonerados del compromiso de limitar sus extracciones debido a las caídas involuntarias de su actividad petrolera causadas por diversas causas, como crisis económicas, sanciones y conflictos armados.

Para los restantes veinte países de la alianza OPEP+ el bombeo que entraría en vigor el 1 de mayo es un 23% del nivel que tenían en octubre de 2018.

Se trata de lejos de la mayor anulación de suministros petroleros en los 70 años de historia de la OPEP, ya que ninguno de los anteriores había llegado a superar los 2 mbd.

No obstante, los precios del crudo reaccionaron con marcados descensos tras filtrarse el previsible resultado de la reunión.


Destacado