Utilidades de las financieras caen un 69% en el primer bimestre

La situación se agravará con el efecto coronavirus

Datos del boletín estadístico del Banco Central del Paraguay (BCP) correspondiente a febrero muestran que las empresas financieras tuvieron una caída del 69% en sus utilidades, de unos US$ 1,6 millones  que habían reportado en el primer bimestre del año pasado este año obtuvieron ganancias por apenas US$ 519.000. La situación sería peor una vez incorporados los datos de marzo donde ya se notarían los efectos de la paralización de actividades debido a las medidas de aislamiento por el coronavirus. 

Ramiro López, gerente general de Cefisa, dijo que las previsiones que se tuvieron que aplicar el año pasado por el incremento en la mora fueron el motivo principal de la baja utilidad que se vienen registrando para el sector y que la situación puede empeorar con la llegada del coronavirus. La morosidad se ubica en 5,62% sobre la cartera total de los créditos otorgados por las financieras, según el BCP. 

“El tema de las previsiones golpeó bastante el año pasado. Veníamos de una recesión económica bastante fuerte y con eso la mora despegó, se aumentaron las operaciones con bajas posibilidades de cobro y el sistema financiero tuvo que previsionar todo eso y ese es el principal motivo de la caída en las utilidades. Ahora vamos a tener un sinfín de cuotas con las que no vamos a contar por lo menos por 90 días y, más allá de que vamos a cobrar eso, se genera un costo extra porque los costos siguen”, dijo. 

Por otra parte refirió que si bien la liquidez ha sido trabajada durante esta crisis por parte de las autoridades, el riesgo persiste y es aún más grande con la suspensión de actividades a raíz del Covid-19. Aseveró que coincide con la idea de crear un seguro estatal para los créditos, ya que el Gobierno pide que los préstamos sean concedidos pero no se colabora para mitigar el riesgo de prestar dinero, que finalmente es de terceros. 

Agregó que al margen de la liquidez, las flexibilizaciones para las previsiones sobre operaciones y el riesgo persistente, seguirán colocando créditos en aquellas empresas cuyas perspectivas sean favorables para continuar trabajando a pesar de la crisis económica, como las que fabriquen productos o presten servicios indispensables, como comercios o proveedores de medicamentos.

También serían necesarias instrucciones más claras y uniformes por parte de las autoridades económicas, en especial por parte del Banco Central, teniendo en cuenta que hasta el momento han sido poco precisas e inclusive se han desdicho, por ejemplo sobre la apertura de las sucursales, que se han permitido parcialmente luego de haberse suspendido hace solo unos días. 


Destacado