Logró la independencia con esmero y perseverancia

Ofrece una gran variedad de servicios de belleza

La independencia laboral es el sueño de varias personas y muchas veces se efectúa en el tiempo indicado. Lilian Montero luchó por cumplir esa meta y después de trabajar arduamente en diferentes firmas creó su propio negocio.

En las empresas donde trabajó siempre buscó ofrecer lo mejor y aprender todo lo que podía, fue así que luego de cinco años desempeñándose en varias áreas de una peluquería  inició con el local “Asuimagen”.

Actualmente cuenta con un salón de belleza con todo lo necesario pero también trabaja a domicilio, llegando así a más personas. Explicó que poco a poco fue conquistando a varias clientas por la calidad de su trabajo y gracias a la promoción de boca en boca.

SERVICIOS

La emprendedora fue capacitándose bastante para lograr satisfacer todas las necesidades del mundo de la belleza, por ejemplo hoy día realiza maquillaje, peinados, diseños de cejas, perfilados, tratamientos capilares, entre otros, sus precios rondan los G. 30 a G. 150 mil. Además trabaja con otros profesionales quienes la ayudan con los demás servicios.

INVERSIÓN

Montero debió invertir bastante tanto en capacitaciones como en la movilidad, para poder llegar a sus clientes a domicilio, pero indicó que recibió bastante ayuda y el monto que necesitó fue de aproximadamente G. 8 millones.

LA PANDEMIA Y EL NEGOCIO

Como el rubro en el que se encuentra fue uno de los primeros en cancelar sus servicios, la emprendedora vio la oportunidad de comercializar trajes de bioseguridad para sus colegas, de esa forma una vez que fue habilitado el sector, los profesionales se mantuvieron seguros y cumpliendo con todas las medidas de salubridad.

La emprendedora no bajó los brazos y ofrece los trajes a G. 35 mil

DEBILIDADES

Montero dijo que muchas veces existen personas que “regalan su trabajo”, por eso insta a que puedan pensar en los demás profesionales y ofrecer un precio razonable, de esa forma, los clientes podrán valorar mejor el trabajo y el esfuerzo que realizan.

“La peluquería ya no es un lujo, sino más bien una necesidad, hace cinco años atrás cuando empecé no era tan requerida pero actualmente fui creciendo. Estoy muy agradecida con Dios por todas las oportunidades, la idea ahora es seguir capacitándome incluso a nivel internacional para ofrecer lo mejor e incluso volver a enseñar a los interesados”, mencionó.

Por último la joven alentó a las personas que buscan emprender e indicó que la constancia y la perseverancia son clave, además de no importa el rubro que elijan, lo importante es innovar e inspirarse en aquellas personas que siempre salen adelante.

DATOS:

Instagram: @lilimon_hairstylemakeup

(0972) 473 – 573


Destacado