Aeropuertos españoles comienzan a recibir a los primeros visitantes

Expansión, España

Los aeropuertos españoles han comenzado a recibir este domingo a los primeros visitantes de la Unión Europea y del espacio Schengen después de que España haya abierto sus fronteras tras tres meses de estado de alarma motivados por el coronavirus.

Con la red de aeropuertos de AENA arribarán 100 vuelos provenientes, aunque en total se realizarán unas 650 operaciones (salidas y llegadas). Fuentes de AENA han explicado que de estas 650 operaciones, unas 325 serán llegadas.

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas ya ha recibido dos vuelos: uno de París (Francia) y otro de Milán (Italia). La operativa se está desarrollando con total normalidad, según han asegurado las mismas fuentes.

El aeropuerto de El Prat Josep Tarradellas de Barcelona recibe sin incidencias desde primera hora de la mañana los primeros aviones. Desde AENA han informado que el aeropuerto trabajará este domingo en unas ochenta operaciones, de las que 41 corresponderán a la llegada de vuelos nacionales e internacionales.

El primer vuelo internacional en llegar a El Prat procedía de la capital alemana, Berlín.

El aeropuerto solo ha abierto para todos los vuelos y compañías la terminal T1. A la misma solo puede acceder el pasajero y un acompañante en el caso de que el viajero necesite asistencia.

Hasta el sábado, las llegadas que recibía España eran de terceros países, de una lista limitada. Los vuelos estaban justificados por situaciones como expatriaciones, por motivos de trabajo o de residencia.

Los aeropuertos españoles se han preparado para recibir a los nuevos pasajeros y garantizar “que vengan en condiciones de seguridad para ellos mismos y para quienes los acogen”, según explicó el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Illa supervisó junto al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, las medidas de seguridad puestas en marcha en el aeropuerto madrileño para la prevención del coronavirus.

FILTROS

Desde ahora, los viajeros que lleguen a España tendrán que pasar tres filtros de seguridad. El primero de ellos estará basado “en las declaraciones responsables” de los visitantes, donde se solicitará al viajero información sanitaria, y también aquella relacionada con su hospedaje en España o los lugares que visitará. Un segundo filtro será de temperatura y el tercero, “visual”.

Si algún visitante no supera alguno de estos controles “primarios”, tal y como ha dicho Illa, el viajero pasará a ser atendido por un médico de Sanidad Exterior que, según el diagnóstico, podrá derivar al paciente al servicio sanitario español.


Destacado