Reingeniería en los hábitos es la clave del bienestar

Un plan que se adapte a la realidad

De trabajar ocho horas diarias en la oficina muchas personas pasaron a la modalidad de teletrabajo, dejando atrás una rutina y estilo de vida. El entrenamiento y la alimentación fueron uno de los más afectados.

Para volver a acomodarse en esta nueva forma de vivir, Diego López, nutricionista y entrenador funcional, recomendó realizar una reingeniería.

“Tenemos que plantearnos de vuelta armar un protocolo, dentro de lo que va a ser nuestra nueva manera de vivir”, subrayó López para 5días TV.

Asimismo, el experto aconsejó hacer un plan en todos los ámbitos de la vida, que se adapten a la realidad de cada uno y que pueda ser sostenido en el tiempo.

Por ejemplo, determinar a qué hora se va desayunar, a qué hora se trabajaría, e ir implementando hábitos saludables para comenzar a recuperarse de a poco de forma progresiva, destacó.

Además, indicó que hay que tener paciencia porque los cambios pueden no darse de manera rápida, puesto que de estar 90 o 50 días inactivos o con hábitos alimenticios no saludables, el cuerpo no se readaptará en unos 15 días.

“Primeramente hay un susto, miedo, resignación, luego viene la aceptación y a partir de ahí debe venir una acción”, agregó.

DÉFICIT CALÓRICO

En la mayoría de los casos se da que hubo un aumento de peso no deseado durante esta cuarentena, López mencionó que para perder peso, en cualquier plan nutricional o método, se aplica la regla del déficit calórico.

“Si se quiere perder peso debe haber un déficit calórico, es decir, comer menos de lo que gastamos, o gastar más de lo que estamos comiendo”, argumentó.

Por ello explicó que las calorías están relacionadas con las cantidades y más allá de que las proteínas y carbohidratos tengan 4 calorías por gramo y las grasas 9 calorías por gramo, si uno consume más calorías de las que está quemando va a subir de peso.

PÉRDIDA DE PESO

La pérdida de peso y de masa muscular se dio en personas que dejaron de entrenar. Resaltó que esto se da más en quienes tienen tendencia genética a perder peso fácilmente, por lo que debe haber un estímulo físico para no perder masa muscular.

Como dueño de ND Wellness Center, López explicó que el retorno a los gimnasios puede costar más a algunos que a otros.

Para las personas que están acostumbradas al entrenamiento y los hábitos alimenticios puede ser más difícil al principio, pero retoman rápido el hilo de las rutinas. Sin embargo, para quienes tienen una vida sedentaria la adaptación les tomará más tiempo.

Por último, enfatizó que no hay edad para mejorar y es importante encontrar un objetivo claro para apuntar a eso, ya sea por razones estéticas, de salud, o para mejorar el rendimiento.

“Cuando uno tiene claro el objetivo es más fácil todo y evidentemente uno puede plantearse y hacer planificaciones más claras”, finalizó.


Destacado