Cartes es requerido a declarar por la Justicia brasileña

Tienen un plazo de 10 días para presentar su defensa

Mediante un pedido del juez de la Corte Federal de Río de Janeiro de Brasil, Marcelo Bretas, fueron llamados a declarar un grupo de ocho compatriotas en el marco del caso de Java Jato que salpica al ex presidente de la República, Horacio Cartes, quien estaría vinculado con el esquema de lavado de dinero montado por la organización criminal a la que pertenecía su “hermano del alma” Dario Messer.

Además de Cartes, fueron citados por el juez del vecino país las siguientes personas: Roque Silveira, Lucas Lucio Mereles, Edgar Aranda, José Valdez, Jorge Ojeda y Leticia Bóbeda. De acuerdo con los datos oficiales, el pedido fue recibido por la Fiscalía General del Estado, a cargo de Sandra Quiñónez ya el pasado 3 de julio.

En ese sentido, las personas citadas por la justicia brasileña tienen un plazo de 10 días para presentar su defensa escrita, de lo contrario, la justicia brasileña puede designarles un defensor que los represente. Cabe recordar que Messer fue arrestado el año pasado y actualmente guarda prisión domiciliaria debido a su condición de personas de alto riesgo ante la situación actual de propagación del Covid-19.

Lo último que se supo de él a través de medios locales del Brasil era que estaría cerca de alcanzar un acuerdo con la Justicia de su país para acogerse a la figura de la declaración premiada, lo que implica contar cómo funcionaba todo el esquema de lavado de dinero y con ello, lograr reducir la expectativa de una condena.

Uno de los puntos que habría incidido en que Messer esté analizando nuevamente este acuerdo de declaración es que varios otros cambistas de dinero que trabajaron con él ya se adelantaron para acogerse a esa figura y contaron cómo funcionaba el esquema, esto habría dejado a la defensa del empresario sin muchas oportunidades.

Es más, en una reciente delación premiada la novia de Messer, la joven Myra Athaide, también confesó que recibió la suma en efectivo de US$ 600 mil por parte del expresidente del banco Amambay (Basa), Eduardo Campos, como apoyo económico para litigar ante la justicia.

Vale recordar que la entidad financiera ya fue mencionada en varias oportunidades por los investigadores brasileños como parte del esquema de supuesto lavado de dinero. A nivel local las autoridades del mismo banco fueron interpelados por una Comisión de Investigación parlamentaria para responder sobre los grandes movimientos de divisas que realizaban. Todo ese informe fue remitido a la Fiscalía paraguaya, sin embargo, el avance de las investigaciones en Paraguay han sido prácticamente nulas.

Manuel Doldán, fiscal de asuntos internacionales fue el que recibió el documento, el mismo expresó para la 730 AM, que lo primero que harán será analizar los documentos, dividir las acusaciones, bajar el informe a la Fiscalía y esta deberá designar a los fiscales para llevar a cabo las notificaciones. 

Una vez concluido este procedimiento, se remitirán las actas al juzgado brasileño para que otorgue los 10 días correspondientes a la defensa para que haga su descargo. “No son muchos los tiempos”, adelantó el fiscal. 

RESPUESTA

Por su parte, el abogado de Cartes, Pedro Ovelar, indicó que esperaba este pedido de la justicia brasileña, para avanzar con el proceso judicial, pero afirmó que con el habeas corpus presentado espera que se extinga definitivamente la acusación contra su defendido. 

“Consideramos que el hecho en cuestión de haberlo sucedido no fue en Brasil sino en Paraguay, además que mi defendido le haya entregado dinero a otra persona no es un delito. Hay que ser claros, las libertades de mi defendido no fueron alteradas. Pero atendiendo la situación del Covid-19, se debe priorizar hacer las declaraciones de forma telemática”, argumentó el letrado.

ANTECEDENTES

En marzo del año 2014, la Policía brasileña inició la mayor operación contra la corrupción en la historia del Brasil. La investigación apuntaba a un esquema de lavado de dinero y evasión de divisas que movió US$ 1.652 millones a través de 3.000 cuentas offshore en 52 países.

La operación Lava Jato se apoya en la confesión realizada por los cambistas Vinícius Vieira Barreto Claret, conocido como Juca Bala, y Cláudio Fernando Barbosa. Los mismos señalaron a Dario Messer como uno de los principales líderes de la organización criminal de lavado de dinero.

Mientras las autoridades del vecino país rastreaban a Messer, en mayo de 2018, la Interpol dictó una orden de captura internacional contra el empresario y, tras conocerse el pedido, la Fiscalía paraguaya lo imputó por lavado de dinero en Paraguay. El movimiento bancario de Messer en el sistema financiero paraguayo, entre junio de 2013 y enero de 2016, superó los US$ 40 millones, cuando Horacio Cartes era presidente.

APOYO

Se habla además de que el contrabando de cigarrillos producidos por Tabacalera del Este SA (Tabesa), con esquemas de corrupción, financiaba y llegaba hasta las redes criminales del Lava Jato. Messer, el “doleiro” más famoso del Lava Jato, conocía bien ambos lados de esta frontera.

Messer vivió mucho tiempo prófugo en Paraguay gracias a la ayuda de su “hermano del alma” Horacio Cartes. Hoy una investigación brasileña  acusa al expresidente de tener vínculos con su gigantesca red de lavado de dinero. El exmandatario recibió a finales del año pasado una acusación formal en su contra desde el Ministerio Público Federal de Río de Janeiro.

ESTILO HOLLYWOOD

Eduardo Campos Marín, presidente del Banco Basa, propiedad de Horacio Cartes, habría sido el que entregó a Myra Athayde, novia de Darío Messer, US$ 600 mil en efectivo y en el estacionamiento del Hotel Sheraton (según esta declaró). 

Myra decidió colaborar después de ser arrestada en noviembre del año pasado, bajo la acusación de ayudar a Messer a escapar y mover dinero del cambista. Horacio Cartes, había enviado ese dinero para encubrir a Messer y ayudarlo a desbloquear sus activos confiscados.

La entrega de US$ 600.000 alude a películas de la mafia, con derecho a reuniones secretas en hotel 5 estrellas. La ayuda financiera se utilizaría para corromper autoridades paraguayas y así desbloquear activos de Messer en el país, una idea sugerida supuestamente por la abogada de Messer, Leticia Bóbeda.