Docente devuelve la vida a viejos objetos

Aprovechó talento para generar ingresos extras

Natalia Barrios, madre y docente, decidió aprovechar su talento para crear y restaurar diferentes artículos y emprendió con su pequeño negocio, con el que logra generar un ingreso extra y a la vez demostrar su amor por el arte. 

Contó que se inició pintando muebles en la institución donde se desempeñaba como docente, poco a poco las personas se empezaron a interesar y fue ganando clientes. Además realiza diferentes productos, como figuras, diseño de tarjetas, regalos empresariales, murales, incluso decoraciones en general. 

El emprendimiento la ayuda principalmente a distraerse, además con la llegada de la pandemia empezó a tener más tiempo para producir y crear otros objetos. Los precios de sus servicios son variados, ya que decora desde pequeños productos hasta grandes muebles pero van de G. 5.000 hasta G. 800.000. Resaltó que muchos de sus trabajos pueden ser vistos en Tu Escuela en Casa, donde también se desempeña como profesora. 

PROYECTOS 

Natalia comentó que uno de sus principales proyectos es poder otorgarle más tiempo a su emprendimiento, de tal forma que las personas conozcan y tengan la oportunidad de darle una nueva imagen ya sea a sus muebles como a los diferentes artículos que decora. 

“Hay veces que las personas descartan algunos muebles por ser viejos o por el desgaste que tuvieron con los años, pero yo busco darle otra oportunidad a los mismos con innovación y creatividad”, resaltó. 

PROFESIÓN Y NEGOCIO 

Como maestra de escuela pública y madre de tres hijos, Natalia explicó que sigue trabajando de manera remota con sus alumnos, actualmente enseña inglés y sigue constantemente el desempeño de cada uno de ellos. Su profesión fue clave para poder demostrar su talento, ya que incluso decora pizarras para darle un toque de armonía y color. 

Por último, la emprendedora señaló que muchas veces las ganas de emprender se pierden al no intentar, es por eso que insta a aquellas personas que desean iniciar un negocio a no bajar los brazos y que luchen por sus sueños. 


Destacadoeconomíamipymenegocio