Revisión del Contrato Colectivo

ABOG. MAURICIO OZUNA
mauricio.ozuna@aponteozuna.com.py

Existen serios inconvenientes para revisar la regulación de la negociación colectiva que impiden modernizar nuestro marco normativo. El art. 333 del Código del Trabajo establece para el empleador un solo motivo de revisión del contrato colectivo y es en “…razón de circunstancias económicas que pongan en peligro la actividad o la existencia misma de la empresa”, y no otras circunstancias que, aunque no pondrían en peligro la existencia de la empresa, podrían afectar seriamente su funcionamiento.

Tal es el corsé que pocas veces –para no decir nunca- las empresas solicitan la aplicación del citado artículo, sería inútil entrar en una negociación que poco servirá al borde de perderlo todo. La mayoría de las veces optan por aguantar sobrellevando la agonía. Ejemplo de los rígidos mecanismos de negociación son los contratos colectivos del sector público, que a falta de reglas claras de negociación son frecuentemente utilizadas de acuerdo a la conveniencia del gobierno de turno.

Con la pandemia las grandes empresas no apeligrarían su existencia misma, pero muchas necesitarán adaptar sus relaciones laborales para sobrellevar la crisis. Las circunstancias económicas tuvieron un cambio considerable e imprevisto, y las condiciones no son las mismas que cuando se negociaron los contratos colectivos. En esta situación lo correcto es que puedan revisarse algunas condiciones, limitando al menos temporalmente los efectos de una eventual modificación, esto incluso por un elemental principio de buena fe.

Esta –la buena fe- es actualmente la única manera de poder sobrellevar la situación, algo muy difícil de lograr sin negociadores comprometidos en congeniar las condiciones de trabajo y el bienestar de la Empresa.

Debemos de trabajar en fórmulas que hagan más agiles y sencillos los mecanismos tanto para la negociación como la modificación de los contratos colectivos.


comentarioDestacado