Avenida Aviadores: en este eje se llevan invertidos US$ 500 millones

El país en los últimos años se convirtió en una atractiva vidriera para las inversiones extran­jeras en el sector inmo­biliario, la rápida expan­sión del sector en el país tuvo una gran incidencia en la revisión del PIB del 2014, es considerado como uno de los pilares de la expansión del 4,8% de crecimiento, gracias a los grandes emprendi­mientos inmobiliarios en puerta.

 

En comunicación con 5días en la Unión, Víc­tor Cálcena, de Capitalis, apuntó: ‘‘Es lógico que las proyecciones planteen la gran participación de la construcción dentro de la realidad paraguaya, por­que en los últimos 6 años Paraguay sufrió toda una transformación, no sólo en Asunción sino en todo el país con respecto al ne­gocio inmobiliario, este es un país en donde las últimas dos décadas se habían construidos poco o nada.

 

El negocio in­mobiliario en los últimos años fue muy desorde­nado y muy circunstan­cial, era muy poco lo que se venía haciendo y este crecimiento económico normalmente lo que hace es que despierta el nego­cio inmobiliario por va­rias razones, y a medida que pasa el tiempo se van requiriendo más infraes­tructura inmobiliaria en viviendas, en el negocio comercial y en el corpora­tivo y, por otro lado, esto es lo que ocurrió aquí, se van generando riquezas como parte de su diversi­ficación y se invierten en proyectos inmobiliarios, toda la primera parte de los desarrollos que hici­mos en el eje corporati­vo fue de alguna manera empujado por esta gran cantidad de empresarios y de personas del sector privado que fueron apos­tando por estos negocios a través de compras de viviendas o de oficinas corporativas que permi­tieron hacer ese primer gran desarrollo, eso hizo que, un par de años des­pués, los inversionistas empiecen a mirar al ne­gocio inmobiliario con más precisión, así empe­zaron a desembarcar las inversiones extranjeras un poco también empu­jados por nuestras varia­bles macroeconómicas que son muy estables, que permiten pensar en proyecciones a media­no y largo plazo y, sobre todo, en el negocio in­mobiliario.

 

Si uno toma que la inflación es de un dígito desde hace más de 10 años, la deuda es un tercio de las reservas in­ternacionales, venimos creciendo en promedio del 5,5% en los últimos 10 años, todos esos son in­dicadores que permiten desarrollar un negocio inmobiliario que en Pa­raguay se convirtió en un boom y no sólo en el ámbito corporativo, así como en el tema comer­cial con los shoppings y viviendas con los edifi­cios y departamentos’’, acotó.

 

La confianza apostada por inversores extran­jeros generó este gran incremento de infraes­tructura en el país, com­parable a estas alturas a la de grandes urbes a nivel mundial, si bien es importante destacar que en los primeros pasos del mercado inmobi­liario los inversionistas tienden a apuntar a un mismo segmento.

 

‘‘La mayoría apunta al seg­mento medio alto y alto de la población y lo que va a ocurrir en mercados como este es lo siguien­te, cuando se acabe la demanda en este sector premium, si uno quiere seguir haciendo nego­cios inmobiliarios va a tener que ir bajando el perfil hacia segmentos un poco más bajos, don­de hay una necesidad de vivienda gigantesca, los números que uno ve aquí en Paraguay son muy importantes, el mismo mercado es que de algu­na manera va a empujar a que la gente empiece a hacer desarrollos sobre este segmento. Asunción tiene 500 mil habitantes y ha venido decreciendo la población en los últimos años y se ha convertido en una de las capitales menos densas, con una de las densidades más bajas del mundo y eso es por­que no crece en altura’’.

 

 

La avenida Aviadores del Chaco es una de las que más transformaciones sufrió, convirtiéndose en el eje corporativo de la ciudad, en 5 cuadras de imponentes construccio­nes se tienen invertidos aproximadamente US$ 500 millones en cuanto a inversiones inmobilia­rias, según Cálcena.

 

 

El desarrollo inmobilia­rio por el que atraviesa el país sin dudas no tiene precedentes, la cons­trucción de edificios de vivienda, de oficinas, centros comerciales y nuevos espacios indus­triales no se detiene, pese a que con mayor frecuencia se habla de una posible burbuja in­mobiliaria.