Blackberry, de vendedor de gadgets a forense digital

El Economista, México

Las historias de hackers que remotamente toman el control de carros
conectados están, por mucho, lejos de ver su final, dice David Kleidermacher,
director de Seguridad de Blackberry. Tampoco las de robo de datos por brechas
de seguridad informáticas en las empresas, en gobiernos y su infraestructura
crítica, o incluso en los objetos conectados.

 

Con el desarrollo de la digitalización y el internet de las cosas, el
mundo parece llenarse de amenazas, y la firma canadiense Blackberry busca
renacer en este escenario.

 

Tras la caída de su negocio de los dispositivos móviles frente a otros
jugadores como Apple, Samsung o LG, la compañía quiere convertirse en el
proveedor tecnológico para habilitar entornos de seguridad robustos para
minimizar estas amenazas dentro del internet de las cosas y específicamente en
la digitalización del sector salud, la conectividad automotriz y, en última
instancia, los gadgets en los que ha se ha abierto al sistema operativo Android.

 

Aun así la pieza faltante, a decir de Beard, era una oferta comercial
de consultoría en ciberseguridad pues, hasta ahora, sólo estaba disponible al
interior de la empresa para el desarrollo de productos y análisis de amenazas.

 

Con la adquisición de la firma británica Encription (cuyos detalles de
la operación no fueron divulgados), Blackberry también lanzó una práctica de
Servicios de Ciberseguridad con los que también buscará aprovechar para
posicionar su portafolio de soluciones.

 

La apertura de sus servicios de ciberseguridad se enfocarán en cuatro
vertientes: estrategia en TI empresarial en ambientes móviles y de nube;
seguridad técnica, incluyendo objetos conectados, para proteger la privacidad
de los usuarios; consultoría en seguridad para el sector automotriz y el
internet de las cosas; y la detección, prueba y análisis de amenazas
cibernéticas incluyendo forensía digital.

 

“Nos preguntaban qué es lo que nos faltaba en nuestro mapa de
ciberseguridad y una de las cosas que no teníamos era una práctica profesional
de ciberseguridad que ofreciera servicios, aunque internamente teníamos esas
capacidades, no las ofrecíamos comercialmente”, explicó el director de
Operaciones de Blackberry, Marty Beard en un encuentro con periodistas durante
el Congreso Mundial Móvil (MWC).

 

Si bien Blackberry no emitió una proyección del negocio que quiere
acaparar con este nuevo servicio, se estima que se trata de un mercado con
valor de 16,500 millones de dólares al año, a nivel global, con una proyección
de crecimiento hasta los 23,000 millones de dólares para el 2019.

 

Pero la firma no quiere recorrer este camino en solitario. Durante el
MWC, anunció una alianza con Microsoft para ofrecer a sus clientes el servicio
de almacenamiento en la nube Azure, administrada por su sistema empresarial
BES12.

 

La apuesta de su negocio de software empresarial se ha convertido en
uno de los negocios con mayor crecimiento para la compañía. En el tercer
trimestre del año fiscal 2016 (concluido el 28 de noviembre del 2015) la firma
reportó ingresos totales por 557 millones de dólares, lo que representó un
crecimiento de 14% respecto al trimestre previo aunque una caída de 30.8%
comparado con el mismo trimestre del año anterior.

 

Pero el negocio de software y servicios facturó 162 millones de dólares,
que representó un incremento anual de 183% y de 119% comparado con el trimestre
previo.

 

Con la emergencia de nuevas tendencias como el cómputo vestible
(wearables), una tendencia a la que muchos fabricantes de dispositivos han
volteado a este mercado con relojes inteligentes y pulseras que miden los
signos vitales de las personas.

 

Cuestionado sobre una posible entrada de Blackberry a este mercado, el
director de Operaciones comentó que se ha evaluado pero por el momento no
existe algún plan definido aunque tampoco cerró la puerta a esta opción:
“nunca decimos nunca”.