Desaparición de bosques con graves consecuencias a futuro para el país

“La agricultura comercial no puede continuar creciendo a expensas de los bosques y recursos naturales de la región” explicó Jorge Meza, oficial forestal principal de la FAO, en relación con el informe “El estado de los bosques del mundo”.

En los últimos 25 años se ha deforestado una superficie boscosa equivalente al territorio de la India. Particularmente en América Central y América del Sur, la expansión de los pastizales para la producción ganadera ha sido una de las causas de esta enorme destrucción.

La deforestación causa daños ambientales incalculables, porque libera miles de millones de toneladas de bióxido de carbono en la atmósfera y causa la extinción de miles de especies todos los años.

En el pasado reciente seis millones de hectáreas de bosques nativos se transformaron en tierras agropecuarias. Los bosques nativos han sido objeto de explotación y la mayor parte de la superficie boscosa del país se encuentra en manos privadas.

La ordenación sostenible de los bosques nativos hasta la fecha no existe, aunque se han producido intentos aislados de explotación sostenible con capital extranjero, pero no se han dado las condiciones para su continuidad en el país.

Desaparición de bosques

La desaparición de los bosques tiene graves consecuencias para el sector forestal paraguayo, ya que actualmente no es posible la sustitución de la madera del bosque nativo por madera de plantaciones forestales de especies de rápido crecimiento. Con instrumentos políticos se intenta mantener los bosques residuales, según la FAO.

“Nuestro país se sustenta por el agronegocio, tienen que pensar que el planeta no aguanta este sistema como ya dijimos  y les recomiendo ver el documental “Cowspiracy”, es como  la conspiración que hay detrás de la ganadería.

Para criar ganado o pollos o cerdos, en estas grandes granjas se le da de comer balanceado que viene de la soja y del maíz, en EEUU el 90% de la soja que se planta es para alimentar animales, el 45% de todo el planeta tierra está cultivado para alimentar animales, no para alimentar seres humanos”.

Expansión ganadera

‘‘La expansión ganadera y sus derivados como la leche y el queso y otros animales de menor escala, han hecho desaparecer no solamente miles de hectáreas de bosques, si no que hacen desaparecer a otros animales, en esa llamada biodiversidad maravillosa que teníamos en la región oriental del Paraguay que mi querido padre intenta con A Todo Pulmón y todos sus colaboradores para poder hacer funcionar, es tan poco al lado de todo lo que se está destruyendo pero destruyen de una manera terrorífica y Paraguay no está ausente, al contrario.

Es mentira que alimenta al mundo, eso no es cierto, la soja transgénica es para alimentar vacas y lo poco de carne que se exporta es para algunos ricos que pueden comprar en Chile, Israel o Rusia, no es para alimentar a los pobres de este país o a los pobres de China, el planeta no aguanta”, declaraba Leo Rubín el pasado lunes en su programa “Made In Paraguay” emitido por Radio Ñandutí.

Las alteraciones son irreversibles y sus consecuencias se pueden observar en: la erosión causada por la deforestación y quema de matorrales; pérdida de la diversidad biológica por la deforestación que llega a niveles críticos en ciertas zonas; represamiento de cursos de agua y alteración de regímenes naturales de los mismos; salinización en aguas debajo de las represas y por formación de costras de sales. Revertir estas situaciones será difícil ya que existen varios factores que influyen negativamente, según la FAO.