Crecimiento económico no llega al bolsillo de la gente

Agregados monetarios M1 y M2 tuvieron contracciones

Datos compilados en el anexo estadístico del Banco Central del Paraguay revelaron que los agregados monetarios M0, M1 y M2 presentaron un menor crecimiento entre mayo y junio del 2018 que durante el mismo periodo del año anterior, reflejando una desaceleración en el crecimiento de la oferta monetaria o circulante mientras el PIB crecerá 4,7% este año.

 

AGREGADOS

El agregado M0, que corresponde a todos los billetes y monedas en manos de los ciudadanos, creció en un 0,04% entre mayo y junio del corriente año. Esta variación fue mucho menor a la registrada entre mayo y junio del 2017, cuando el M0 creció en un 0,89%.

El M1 representa todo el dinero en circulación en la economía (M0) más el dinero en las cuentas corrientes de los ciudadanos, de fácil acceso. El M2, por su parte, corresponde a todo el M1 más los depósitos a plazo de las personas en el sistema financiero.

En lo que respecta a los agregados M1 y M2, ambos registraron disminuciones entre los meses de mayo y junio. M2 tuvo un variación de -0,75%, mientras que la variación del M2 fue -0,14%. En contraste, entre mayo y junio del 2017 el M1 creció un 0,85% y el M2 aumentó un 1,21%.

CONSUMO

Al ser consultado acerca de los efectos de esta desaceleración económica en el sector comercial, Christian Cieplik, presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), comentó que se puede notar una baja en el nivel de las ventas del sector formal debido a un crecimiento del volumen del comercio informal, que no puede ser efectivamente analizado.

Cieplik explicó que en lo que respecta a los supermercados, uno de sus productos claves, la carne vacuna, está con menor oferta tanto por la baja disponibilidad así como por los precios altos. El representante de la Capasu explicó que estos factores llevan a que eventualmente las personas ya no puedan comprar el producto con tanta facilidad y se deciden por la carne de cerdo como un sustituto.

CONTRACCIÓN

La disminución en la oferta monetaria es una medida que se toma para incentivar el consumo, pues de esta manera sube el poder adquisitivo de los consumidores, permitiendo al ciudadano comprar más bienes y servicios con la misma cantidad de dinero. Para reactivar el consumo que bajó, el BCP pudo haber disminuido la tasa de crecimiento del dinero en circulación para lograr una disminución en los precios.

Por su parte, el economista Jorge Garicoche dijo que las variaciones registradas entre los agregados monetarios obedecen a una disminución del consumo, y que también se pueden notar los efectos de la contracción de la oferta monetaria del BCP en la inflación negativa que se registró para el pasado mes de julio, de un -0,3%.

Asimismo, Garicoche explicó que es importante observar la variación en el Estimador Cifras de Negocios (ECN) del BCP para saber si existió una baja en las ventas del sector de supermercados, como había señalado el presidente de la Capasu. Efectivamente, para el sector de híper y supermercados, el BCP registró una disminución de 3,6% en el ECN entre los meses de abril y mayo del 2018. En este periodo el ECN de los supermercados pasó de 116,5 a 112,2 entre los dos meses.

agregados monetarioscirculantecontracciónDestacadoECNoferta monetaria