El riesgo medio ambiental en el Contrato de Seguro

POR GUILLERMO FRONCIANI – ABOGADO 

La contaminación del medio ambiente, es un problema que cada vez se hace más visible. Los daños ecológicos causados por la contaminación, sea esta del aire, del agua, o del suelo, pueden originar desembolsos de altísimas sumas de dinero que se deben invertir si se quiere retrotraer la situación a la existente antes de la ocurrencia del daño contaminante.

Por ejemplo un derrame de combustible en la costa del rio o un vertedero de sustancias toxicas en las aguas que abastezcan las necesidades de una población, o en la acción de los residuos procedentes de refinerías o industrias químicas en los suelos agrícolas aledaños etc., situaciones estas que en algún momento las hemos tenido o se está teniendo en algún punto del país.
El seguro a nivel internacional, especialmente en países desarrollados, ha alcanzado métodos bastante sofisticados de coberturas de responsabilidad civil en general, entre las que se cuenta, obviamente lo que corresponde al riesgo de contaminación del medio ambiente.
En ese contexto debemos analizar qué tenemos en Paraguay para enfrentar a la necesidad de tener este tipo de coberturas en un grado mucho mayor del que actualmente existe, dado que es un riesgo inherente a la actividad comercial, al tráfico de nuestras vías fluviales y a la enorme cantidad de industrias, fuente esta ultima de un alto grado de responsabilidad en el cuidado del medio ambiente.
El seguro de responsabilidad civil es el que actualmente debe predominar en la cobertura de contaminación como un tipo de riesgo, con cláusulas y tarifas especiales. En general la contaminación puede ser del aire, agua y suelo y tiene su riesgo principalmente en el sector de la industria química, máquinas y calderas, refinerías de petróleo, hierro, acero y metal, elaboración de plásticos, textiles entre otros. Desde el punto de vista normativo, nuestro Código Civil en su artículo 1833 se refiere a la responsabilidad por hecho propio al expresar: “…El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño. Si no mediare culpa, se debe igualmente indemnización en los casos previstos por la ley, directa o indirectamente…”, no obstante prevalece las docenas de leyes medio ambientales vigentes en los últimos años.
Con respecto al seguro, el evento debe presentarse dentro de la vigencia de la póliza constituyendo esto en una limitación temporal. En tanto la cobertura tiene un carácter indemnizatorio enmarcado dentro de lo que sería el seguro de responsabilidad Civil y que en su artículo 1644 del Código Civil expresa: “…Por el seguro de responsabilidad civil, el asegurador se obliga a indemnizar, por el asegurado, cuando este llegue a deber a un tercero en razón de la responsabilidad prevista en el contrato, a consecuencia de un hecho acaecido en el plazo convenido…”; el asegurador otorga entonces una cobertura por la que se compromete a mantener indemne y liberarlo económicamente al asegurado de los reclamos de los terceros afectados directamente por la contaminación o los gastos necesarios para evitar su propagacion hasta el monto de la suma asegurada contratada.
Sin embargo, la mayoría de las pólizas excluyen en sus condicionados los riesgos de contaminación medio ambiental. La excepción se presenta en determinados seguros de transporte de mercancías fluvial o terrestre donde contempla el riesgo, con primas adicionales pero con capitales muy limitados lo que constituye una cobertura insuficiente aun para el impacto que podría generar a los afectados.
De esta manera, el riesgo medio ambiental es una realidad que el seguro debe ir perfeccionando sus coberturas de tal manera a proteger a aquellos que invierten en el cuidado del medio ambiente pero que sin embargo están expuestos a siniestros que puedan ocasionar perjuicios a terceros. Las pólizas locales solo contribuyen como “adicionales” de ciertos riesgos cubiertos lo que lo hace insuficiente para lo que se pretende realmente que es amparar con un seguro este tipo de eventos.