Google: el conflicto entre Apple y el FBI sentará precedente

Diario Expansión, España

Desde que Apple se negara a desbloquear el teléfono móvil del autor del
tiroteo de San Bernardino, la polémica ha estado servida. Las principales
compañías tecnológicas se han posicionado del lado del gigante de la manzana,
aludiendo al derecho a la privacidad y, sobre todo, entendiendo que el Gobierno
estadounidense no quiere solo desbloquear ese smartphone, sino conseguir el
algoritmo que les facilite desbloquear el resto.

 

El CEO de Google, Sundar Pichai, ya respaldó en su cuenta de Twitter la
decisión de Tim Cook de oponerse a ‘hackear’ el iPhone la semana pasada, pero
en el marco del Mobile World Congres, el vicepresidente de Google y responsable
de Android, Hiroshi Lockheimer, volvió a hablar del tema.

“Tenemos que sopesarlo bien como industria. Hay una nueva área
aquí que necesitamos analizar. Si sucede una vez, teóricamente puede repetirse
en múltiples ocasiones. Y eso es exactamente sobre lo que tenemos que
reflexionar”, indicó en un encuentro con medios.

 

El enfrentamiento de Apple con el Gobierno de Estados Unidos está
generando un gran debate en la industria tecnológica y ha llegado hasta el
Mobile World Congress de Barcelona.

Lockheimer explicó que se trata de una situación “delicada”
porque no consiste en un requerimiento legal de información a una compañía,
sino en la exigencia de modificar el sistema operativo de un producto para
burlar su barrera de seguridad y acceder a los datos que contiene.

“Es un nuevo escenario legal que no habíamos previsto, es
necesario pensarlo detenidamente”, ha defendido el directivo.

 

Ayer, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, señalaba en un correo
electrónico enviado a los trabajadores de la compañía y en la web de la empresa
que el acceder a esa petición tendría consecuencias “peligrosas”,
pues dejaría abierta la puerta a que pudieran acceder a cualquier iPhone. 

“Lo que está en peligro es la seguridad de cientos de millones de
personas que cumplen con la ley y el establecer un peligroso precedente que
amenaza las libertades civiles de todo el mundo”, destacó Cook en su
correo.