Hamilton y las ventajas de la tecnología aplicada a la Fórmula 1

Diario Expansión, España

El actual campeón del mundo de Fórmula 1 se escapó ayer unas horas por
la tarde de los entrenamientos del Circuito de Barcelona-Cataluña en Montmeló
para participar en una ponencia, organizada por Qualcomm y el equipo Mercedes
AMG Petronas, junto a Paddy Lowe, ingeniero jefe del equipo Mercedes.

 

El piloto británico, que confesó estar encantado con las tecnologías,
comentó que gracias a los avances de la tecnología en el mundo de la Fórmula 1
los coches se estropean menos. “Cuanto más rápido aprendemos, más
corremos”, afirmó Hamilton, que reconoció que no le gusta conducir en
carretera debido al tráfico y su impaciencia por encontrar aparcamiento.

 

Paddy Lowe habló de la importancia de la tecnología en el coche, ya que
a mayor conocimiento tecnológico, esto se traduce con más información sobre el
vehículo y comprensión de los resultados de éste en la competición. En este
sentido, la victoria en una carrera de Fórmula 1 se reparte en un 50% entre el
coche y el piloto, explicó Lowe. “Si pones a los dos juntos, ya tienes un
campeonato del mundo”, añadió el ingeniero. A lo que Hamilton bromeó si
entonces él es prescindible.

 

El campeón de la F1 volvió a bromear: “la relación con mi coche es
mucho mejor que un matrimonio”. Hamilton considera increíble el avance
tecnológico, ya que la cantidad de sensores que lleva el vehículo proporciona
información sobre el estado coche.

 

La labor de los ingenieros para lograr tantas victorias es muy
importante ya que no sólo hay que conducir bien, sino que el análisis del coche
a través del big data y la tecnología, argumentó Hamilton.
“Afortunadamente, no me encargo de procesar los datos y en mi equipo hay
buenos ingenieros que los analizan y proporcionan la información que necesito,
a veces cuando hablamos pienso que me están hablando en otra lengua”,
comentó el piloto.

 

En este sentido, Derek Aberle, presidente de Qualcomm Inc., explicó que
todo cambiará en el futuro, los coches, la experiencia de conducir, los
vehículos híbridos o la conducción autónoma. “La tecnología aplicada a la
automoción ha crecido mucho, en 2010 solo representaba el 10% y en 2030
representará el 50%”, dijo el directivo de Qualcomm. 

“Hoy hay dispositivos conectados, pero en el futuro todo estará
conectado”, añadió Aberle, para quien el próximo reto de Qualcomm es la
conducción autónoma de vehículos.