Previsionar el 2018 es la tarea

OPINIÓN Daniel Escauriza

Este año 2018 que está ini­ciando trae consigo, como cada nuevo año, la esperan­za de mejora para el Para­guay en varios aspectos clave para su desarrollo; una idea que un año electoral como éste se ve reforzada, debido a la posibilidad que ofrecen los cambios de gobierno a la hora de plantear reformas importantes.

Entre las modificaciones que deberían ser planteadas apuntando al fortalecimien­to del país, de las más im­portantes es la reforma de nuestro sistema previsional. Lastimosamente, el tema no está siendo aún objeto de análisis, al menos pública­mente, entre los temas en­carados por algún candidato a posiciones que podrían tener influencia en la defini­ción del tema.

En ese sentido, es importan­te resaltar que actualmente ya se encuentran ingresados en el Legislativo dos pro­yectos de ley sobre el tema, uno presentado por el actual Ejecutivo para crear la Su­perintendencia de Pensio­nes dentro del Banco Central (ampliando la potestad de acción de la ya existente Su­perintendencia de Seguros) y una segunda propuesta planteada por varios gremios empresariales que busca es­tablecer un Sistema Nacional de Seguridad Social. El tra­tamiento de estos proyectos no ha tenido avances signi­ficativos desde el ingreso de ambas propuestas en abril y mayo, respectivamente.

Las falencias del sistema limitan actualmente la po­sibilidad de proteger al tra­bajador a la par de impedir el mejor aprovechamiento de la principal fuente de ahorro genuino que tiene el país, los fondos de las entidades pre­visionales. Tal es el ahorro que se genera aquí que los más de US$ 5.118 millones disponibles en estas institu­ciones representan más de la tercera parte (34%) del total de los depósitos a plazo del sistema financiero (bancos y financieras).

Considerando las malas ex­periencias que hemos teni­do en cuanto al manejo de estos fondos y a los cambios que se prevén en estructura demográfica del país (don­de el porcentaje de personas en edad de recibir aportes de los fondos de pensión será mayor) es imperativo que el tema sea nuevamente abor­dado.

POTENCIALIDAD

Además de asegurar que existan los recursos necesa­rios para cubrir la pensión de todos aquellos que tengan derecho a la misma, que es el objetivo principal que no se debe perder de vista, el aho­rro que generan las previsio­nales podrían tener un im­pacto positivo en la actividad económica de nuestro país.

Así, estos fondos pueden ayudar a conseguir mejores tasas de crecimiento a través del financiamiento de acti­vidades productivas, siem­pre y cuando estas cumplan con las condiciones necesa­rias en términos de niveles de riesgo, que garanticen el cumplimiento del objetivo principal.

En el Paraguay esta poten­cialidad no se ha aprovecha­do en su justa medida debido a deficiencias organizativas del sistema. La baja cobertu­ra, la alta evasión de aportes, la falta de regulación adecua­da y los constantes déficit en los que caen algunas de las cajas son principales limi­tantes; todos factores en los que un ente regulador podría tener influencia positiva.