Se ven afectados 23.000 trabajadores zapateros

Marcelo Benítez, presidente del Gremio de Calzados Paraguayos, manifestó que actualmente no poseen fuentes de trabajo debido a que no están pudiendo ubicar las mercaderías por la cantidad zapatos que ingresan al país de forma lícita e ilícita.

Expresó que desde el año 2015 vienen sobrellevando la situación, pero que año tras año fue empeorando a tal punto que de un parámetro del 10% no logran llegar ni al 1% en cuanto a ubicación de sus productos.
Todos los talleres de zapatos en Central, Paraguarí, Guairá, Caaguazú y Cordillera que conforman el gremio se encuentran cerrados, más de 23 mil personas se encuentran afectadas, lamentó Benítez.

En la zona de Itauguá, Pirayú e Ypacaraí se tiene alrededor de 1.500 fabricantes que producen 500 pares por semana, que dan un resultado de G. 40 millones, manifestó.

Según un censo realizado por el gremio zapatero, en el departamento de Central y Paraguarí se encuentran 2.500 talleres afectados por el ingreso desmedido de zapatos chinos de importación legal y zapatos de contrabando.
E

xiste una gran diferencia de precio, los calzados chinos como por ejemplo una bota para dama cuesta G. 100.000, en cambio un calzado de fabricación nacional podría costar G. 160.000, concluyó Benítez.

Por otra parte, el día de ayer fueron decomisados en Ciudad del Este una importante cantidad de zapatos de origen brasilero de la marca Olimpicus y Moleca sin ninguna documentación legal, manifestó la coordinación del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave).