Similares por fuera, distintas por dentro

Baterías de plomo versus las de litio

David Chamorro
dchamorro@5dias.com.py

Los vehículos actua­les utilizan baterías, indistintamente de su estructura (a com­bustión o eléctricos) pero, más allá del parecido exter­no poseen bastantes dife­renciales en su composición que hace a un rendimiento particular en cada caso.

Según el portal LeasePlan, un motor de combustión interna, funciona así: a partir de una mezcla entre aire y combustible, una chispa causa explosión que acciona un pistón. Este pistón acciona una manivela que hace girar el motor.

Muy distinto al funcionamiento del motor eléctrico, donde no se produce ninguna quema ni explosión. “Funciona con un conjunto de bobinas y trabaja con inversión de campos magnéticos”, cita parte del artículo del ingeniero mecánico Diego Vendrell, en dicha página digital.

PLOMO VERSUS LITIO
Las baterías de plomo (o ácido-plomo) es el tipo más utilizado hoy en día. Todos los autos llevan al menos una; también es de las más viejas. Su bajo costo las vuelve muy atractivas pero, su peso, la toxicidad y su lenta recarga son puntos en contra de estos tipos de acumuladores. De todos modos, a través de la tecnología , una batería de 12V que se utiliza “en cualquier vehículo con motor diésel o gasolina, es muy probada, fiable y robusta, cuya función principal es la del arranque del motor de combustión”, cita la página sport.es.

Por otra parte, la batería de litio (o ion-litio) es de las más avanzadas a nivel mercado y se enfocan en los autos eléctricos. “Son muy nuevas y están formadas por un electrolito de sal de litio, por cobalto y por óxido”, explica sport.es. Estos materiales hacen a los beneficios varios, como la eficiencia, bajo mantenimiento y facilidad al momento de reciclar los desechos.