Un espacio donde personas desconocidas comparten ideas

El coworking se desarrolla en un sitio multifuncional

David Chamorro
dchamorro@5dias.com.py

El término proveniente del inglés coworking, fue inventado en 1999 pero, es recién en el 2015 que Brad Neuberg lo difundió creando un espacio de cotrabajo o trabajo cooperativo, como también se lo conoce. Neuberg se instaló en San Francisco con el Hat Factory, un lugar donde trabajaban tres autónomos. Más adelante se convirtió en el Citizen Space, que fue realmente el primer espacio de coworking de los Estados Unidos; a partir de ahí se expandió a España, Europa y otros países.

ESPACIO
Esta es una práctica en sí donde profesionales que no comparten la misma empresa ni mucho menos sector -rubro- de actividad, se unen para trabajar en conjunto en un mismo lugar, con características particulares. En un centro así se busca que el espacio y la decoración sea un tanto “singular”, saliendo del típico mobiliario de oficinas, y que sea un lugar multifuncional donde desarrollar otro tipo de actividades culturales.

MULTIFUNCIONAL
En este sentido, el sitio de cotrabajo presenta una infraestructura donde se puede disponer de espacios comunes, como una sala de juntas -o de reunión- donde recibir a los clientes o invitados. También se cuenta con comedor y zonas de ocio que son libres para cualquier miembro del gran equipo. Por otro lado, permite a los freelancers relacionarse con otros profesionales y compartir un café, además de algún proyecto o idea.

NECESIDAD
Esta modalidad de trabajo surge a raíz de la necesidad de cubrir o abaratar costos, permitiendo a los “coworkers” trabajar con otras personas que también pagan por el espacio, no limitándose solamente a compartir la oficina, sino también compartiendo o ayudando en lo que otro profesional necesite.
En conversación con Cecilia Gómez Núñez, directora de Welco, espacio de trabajo compartido, comentó a 5días todas las facilidades y oportunidades que se generan en dicho punto de encuentro. “Nosotros desde Welco alquilamos el espacio a distintos tipos de profesionales que vienen a hacer oficina aquí y también se relacionan entre ellos. Surgen a partir de ese contacto nuevos proyectos y relaciones laborales”, explicó.

COMPARTIDO
Gómez explicó que en el área de coworking se encuentran mesas compartidas, sin divisorias, que permiten el contacto directo con otras personas.
Al respecto del alquiler, refirió que un particular puede alquilar su lugar por G. 5oo mil (más IVA), mensualmente, sin necesidad de firmar un contrato de por medio.

EXPERIENCIA
En conversación con Armando Sosa, propietario de VocFinder (proyecto de auto orientación vocacional), explicó su vivencia en el ámbito del coworking con otras empresas. “El intercambio de opiniones y la integración entre diferentes rubros es fenomenal. Este sistema posee una filosofía muy colaborativa y juvenil”, indicó el profesional. Acotó que “es impresionante cómo podés estar trabajando con un importador de productos en frente y al lado con alguien que activa en líneas aéreas”, concluyó.

“Es impresionante cómo podés trabajar con un importador de productos en frente y al lado con alguien que activa en aerolíneas”.

compartircooperativocoworkingEstados Unidosexperienciamultifuncionalnecesidadprácticaprofesionalesrubrosingular