Un joven que revive las ventas a granel

Negocio ofrece distintas opciones saludables

Hoy por hoy las personas buscan alimentarse salu­dablemente y ya se ha vuelto incluso un estilo de vida para varios. Contar con la opción de adquirir tales alimentos a granel lo hace mucho más accesible.

De Floresta es un empren­dimiento de Ramiro Sanz, donde ofrece cereales, semillas, frutos secos y varios productos sin con­servantes ni químicos pensando en las personas que se alimentan de for­ma consciente y quienes estén buscando un equili­brio nutricional.

 

 

El emprendedor mencionó que inició gracias a la ayuda de su esposa Viviana y su hermana Cecilia. “La idea co­menzó a principios del 2016, cuando empezamos a buscar alguna idea de negocios para desarrollarla, ya que contá­bamos con un cierto capital; a la par estaba cursando una maestría en Gestión de Ne­gocios, por lo cual la idea de emprender se hacía cada vez más fuerte” comentó Sanz.

De Floresta ofrece sus pro­ductos en una plataforma online y a la vez se encuen­tran todos los martes en el Agroshopping del shopping Mcal López. El propietario señaló que la inversión inicial para emprender con el nego­cio fue de aproximadamente US$ 7.000.

Sanz indicó a la vez que una de las virtudes del emprendi­miento es la venta a granel, ya que el cliente puede adquirir exactamente la cantidad que quiera y no está ligado a pre­cios fijos de paquetes conven­cionales y destaca también la alta calidad de los mismos, cortando con el mal concepto que algunas personas tienen sobre los gráneles.

PROYECTO

Una de las aspiraciones De Floresta, es lograr acer­carse a los clientes por medio de la distribución de los productos en varios puntos de ventas y a la vez lograr desarrollar un pro­yecto de industrialización de frutas y vegetales des­hidratados que están lle­vando a cabo lentamente.

REFLEXIÓN PARA EMPRENDEDORES

El propietario concluyó dejando un mensaje para aquellas personas que buscan iniciar un negocio propio: “El mundo del emprendedor es muy desafiante, con puntos altos y bajos, momentos buenos y malos, pero justamente eso te motiva a implementar ideas creativas, buscar cosas nuevas constantemente, pensar en tu público y tra­tar de generar propuestas de valor para estar siempre en punta. El que se lanza a emprender, se lanza a un camino lleno de emociones, ¡totalmente recomendado!”.

a granelDe Florestaemprendedores