¡ARRIBA LAS MANOS!

Por: SANTIAGO ZAVATTIERO

Hace pocos días recibí el llamado del banco donde me informaban un atraso de 7 días en el pago de mi tarjeta de crédito. El costo de la llamada de no más de 30 segundos: nada más y nada menos que G. 25.000, un monto no muy lejano a mi deuda.

Lo que no entiendo es qué tantos costos puede tener el banco como para cobrar una comisión de ese nivel.

Las entidades financieras pareciera que nuevamente están jugando al gato y al ratón, al igual que lo hi­cieron durante muchos años con los intereses de las tarjetas de crédito, que luego fueron cortados sin pulso por el sector político.

Se entiende que las comisiones sirven para cubrir costos de una entidad y generarle lucro, ya que claramente ninguna hace beneficencia -tampoco espero que lo hagan-, pero entre G. 25 mil y G. 27 mil por 7 días de atraso se puede entender como un abuso por parte de los bancos.

Otra comisión es el pago de ex­tracto en caja que puede costar entre G. 5.500 y G. 55.000.

La variación de precios depende de los bancos, pues cada uno establece un costo máximo y mínimo para sus servicios, mientras que otros los proveen sin costo alguno.

Este es uno de los claros puntos que todo banco debe controlar, si se les pasó o no la mano con el costo.

También podría gustarte Más del autor