Bic fue popular, pero luego el mundo siguió

Las tasas de tabaquismo llevan disminuyendo décadas, los teléfonos inteligentes y las tabletas están reemplazando a los bolígrafos y el papel y está de moda tener barba. No es de extrañar que los inversionistas le hayan dado la espalda a Sociètè Bic SA.

Las acciones del fabricante francés de encendedores, bolígrafos y rasuradoras han caído un 40 por ciento desde su máximo de 2015. La compañía familiar que construyó una marca global en los años 60 y 70 con productos coloridos y marketing agresivo ahora lucha por alcanzar a los rivales que han adoptado las ventas en línea y adaptarse a las cambiantes tendencias de los consumidores.

DISPUESTOS
Los analistas e inversores aún no están dispuestos a tocar fondo: la acción tiene la calificación de analistas más baja que cualquier otra empresa de insumos de oficina o productos para el hogar de tamaño similar en Europa, y el mayor porcentaje de acciones vendidas en corto, según datos compilados por Bloomberg y Markit.

PROBLEMA
“Bic es una empresa en punto muerto”, dijo Yorick Cazal, gestor de patrimonios independiente en Lausana, Suiza, que vendió sus acciones en Bic hace unos años. “El problema son los canales de distribución y su relación con los distribuidores”.

ACCIONES
La acción registró el último tramo de la tendencia descendente en octubre, después de que la compañía reportara ventas decepcionantes en el tercer trimestre, tras reducir dos veces su perspectiva de crecimiento este año. Bic registraba pocos cambios el lunes a 95,95 euros, lo que representa para la empresa con sede en Clichy, Francia, un valor de mercado de 4.600 millones de euros (US$ 5.400 millones).

También podría gustarte Más del autor