Brasil quiere un líder con experiencia

En el papel, el senador Álvaro Dias encarna gran parte de lo que los brasileños dicen que quieren en un candidato presidencial para las elecciones de octubre: un líder con experiencia y principios que tenga un historial ejemplar y esté decidido a limpiar la política corrupta del país. El exgobernador de 73 años, quien comenzó su carrera política en la década de los sesenta, se ha negado a aceptar las gratificaciones y pensiones que ha acumulado durante décadas de servicio público y renunciará a los beneficios que dice ascienden a alrededor de un millón de reales (US$300.000) al año. Y, sin embargo, Dias suena, bueno, un poco como político.

Hay un grado de inconsistencia en sus planes para gobernar el país. El senador está a favor de una privatización enorme de activos estatales, pero en contra de vender las cuatro mayores empresas estatales de Brasil por razones de seguridad nacional. Calificó la actual intervención militar en Río de Janeiro como un error, pero rápidamente señaló que no se oponía. Y cree que los legisladores en realidad votarían en favor de reducir sus propios beneficios, así como los de sus pares en el poder ejecutivo y el poder judicial como parte de una reducción más amplia del Estado. “La propuesta puede parecer ingenua, pero tengo mucha fe”, dijo en una entrevista con Bloomberg

News en Brasilia. “Aquellos que se resistan serán apabullados, porque existe un deseo, en el subconsciente colectivo, de romper con el pasado”. Entre los muchos candidatos presidenciales, Dias actualmente ocupa el quinto lugar con el 4 por ciento de las intenciones de voto, o el cuarto si se excluye a quien lleva la delantera: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Su partido, Podemos, no existía hace cuatro años y ahora cuenta con 18 legisladores en la Cámara Baja del Congreso.

El senador prefiere describir a Podemos como un movimiento político, más que como un partido, dado que considera a estos últimos en Brasil como meros acrónimos. Y el hecho de que haya cambiado de partido media docena de veces en el transcurso de su carrera es una prueba de su coherencia y de la falta de una columna vertebral ideológica de los partidos, afirma.

Planes de privatización

Como parte de sus planes para eliminar el déficit fiscal en cuatro años, Dias quiere vender 149 compañías, salvo la petrolera Petrobras, la eléctricas Eletrobras y los bancos Caixa Econômica Federal y Banco do Brasil.

También podría gustarte Más del autor