Condenan a ex ministro chino

Cadena perpetúa por sobornos

EL MUNDO – ESPAÑA

Los tribunales de la ciudad de Tianjin condena­ron a cadena per­petua a Sun Zhengcai, ex ministro de Agricultura chino y antiguo secre­tario general del Partido Comunista (PCCh) en la provincia de Chongqing.

Por aceptar sobornos de 170 millones de yuanes (27 millones de dólares, 22 millones de euros).Según informó el Tribu­nal Popular Intermedio de Tianjin al anunciar la sentencia, Sun será privado de sus derechos políticos de por vida, todas sus propiedades personales han sido con­fiscadas y sus ganancias ilegales y la rentabilidad obtenida con ellas serán recuperadas por el Esta­do.El juicio contra Sun, quien hasta su caída en desgracia era considera­do uno de los principales candidatos para suceder al presidente chino, Xi Jinping, comenzó en abril y el martes se co­noció su resolución por aceptar de manera direc­ta o a través de terceros sobornos por valor de 170 millones de yuanes entre 2002 y 2017.

En julio de 2017 el órgano anticorrupción del PCCh inició investigaciones contra Sun, que enton­ces era miembro del influyente Politburó del partido, y en septiembre de ese mismo año fue expulsado de la forma­ción y destituido de todo cargo político.Meses más tarde, en febrero de este año, la Fiscalía presentó su acusación contra Sun, de 54 años, en la que de­cían que se había aprove­chado de los cargos polí­ticos que había ocupado en Pekín o en la provincia nororiental de Jilin para recibir grandes sumas de dinero y propiedades.Sun “admitió su culpa, mostró arrepentimiento y señaló que aceptaría sinceramente la senten­cia de los tribunales”, según informaron las autoridades al comienzo del juicio.”La ambición política y sus deseos egoístas se exacerbaron”, lo que llevó a esta anti­gua estrella emergente de la política china a “romper la disciplina del Partido y corromperse”, explicaron.

El juicio a Sun se enmar­ca en la campaña anti­corrupción iniciada por Xi desde su llegada a la presidencia en 2013, que se ha saldado con casti­gos a más de un millón y medio de altos cargos del Partido Comunista, entre ellos algunos de los más poderosos responsables políticos y militares de la pasada década.Su caso no es el primero que se produce en Chongqing.

También podría gustarte Más del autor