Confianza y liderazgo

Benito Barros Muñoz, Ingeniero Comercial
Magister en Negocios Internacionales Doctor en Administración y Economía

Para nadie es un secreto que uno de los problemas más complejos vividos en los últimos años. Es la disminución del nivel de confianza de la población en general. No se confía en los compañeros, en los vecinos, en las autoridades ni en las relaciones personales en las organizaciones. Al levantar un poco la vista y revisamos lo que está pasando en el barrio de los países latinoamericanos, podemos encontrarnos con importantes autoridades de gobierno con un alto grado de cuestionamientos, algunos enfrentando acusaciones, procesos judiciales, entre otras situaciones que hacen compleja la percepción de la población en general y el respeto a sus autoridades. Es posible considerar que la falta de liderazgo está afectando las relaciones entre la población y la confianza en la sociedad.

Existen diversos estudios internacionales que muestran una brecha enorme entre los países con mayores niveles de confianza (Dinamarca, Suiza, Emiratos, Noruega, entre otros) y los países latinoamericanos, donde el nivel de confianza es cada año menor, sobre todo en la institucionalidad y en las organizaciones con las que trabajamos y vivimos día a día. Esta desconfianza se funda en la corrupción y en la falta de transparencia en las relaciones.

Por otro lado la estrategia que han de seguir los gobiernos, instituciones y organizaciones en general, es alcanzar un elevado nivel de confianza en los grupos de interés con los cuales se vincula. Un Estado preocupado por las verdaderas necesidades de sus compatriotas, con una clara orientación al bien común y al bienestar social, tiende a aumentar los niveles de credibilidad y de confianza de la población. Para el logro de tales fines y para la formulación de las estrategias adecuadas, la experiencia nos señala que el factor clave de la credibilidad, radica en el nivel de liderazgo de sus autoridades, Es este punto apuntaremos a empresas y organizaciones, mostrando los elementos relevantes de la gestión de liderazgo, para alcanzar notables avances en los niveles de confianza de sus trabajadores, clientes, proveedores, financistas, socios y accionistas, entre otros. Cuáles son los factores claves:

a.- Evaluar los niveles actuales de satisfacción y de confianza de los diversos grupos de interés, destacando los factores críticos y las expectativas de cada uno de ellos.

b.- Analizar las condicionantes de las relaciones entre las personas, pudiendo estar en el ámbito de la economía, los problemas financieros, los problemas sociales, personales, mecanismos de comunicación, entre otros.

c.- Formalizar una estrategia integral, que de cuenta de las prioridades, las personas y los recursos destinados y disponibles para la formalización e implementación de las estrategias e hitos vinculados.

d.- Realizar un diagnóstico de las capacidades y competencias de todos los colaboradores que estarán a cargo de la implementación, seguimiento y evaluación de las estrategia. Muchas veces esto se traduce en la necesidad de entregar herramientas, conocimientos, habilidades y actitudes, para que los colaboradores puedan aportar lo mejor de si, para la implementación efectiva de los cursos de acción.

e.- Establecer una matriz de indicadores vinculados a las estrategias, que permita la formalización de resultados esperados, medibles y fácilmente identificables por todos los grupos de interés.

f.- Se complementa lo anterior con una política comunicacional efectiva, que vaya dando cuenta e informando a la población en general, en forma fluida y oportuna, de los logros, avances, cumplimientos, trabas y problemas que se van presentando en la ejecución de las estrategias. Esta es quizás una de las mayores debilidades de un liderazgo efectivo, nos preocupamos de hacer y nos olvidamos de parecer.

g.- Otro de los factores relevantes, es la transparencia absoluta de las acciones y sobre todo en la gestión financiera de los recursos económicos. El actuar con transparencia, obliga a una declaración de principios de idoneidad y del buen trato de los fondos financieros, con la correspondiente rendición de cuentas de los fondos gastados, justificando en forma permanente los proyectos y los gastos realizados.

h.- Una estrategia de puertas abiertas, con capacidad de responder en forma oportuna a los requerimientos de los grupos de interés, y buscar las mejores formas alternativas de solucionar los problemas y las inquietudes de los grupos de interés.

i.- La retroalimentación y reforzamiento de los indicadores logrados y alcance de las diversas estrategias, comunicados en forma periódica a todas las personas.

j.- Medición del grado de satisfacción de la población, clientes, proveedores y colaboradores.

Estos factores aplicados en un proceso sistemático, claro y transparente, dan cuenta de un liderazgo efectivo, que conduce a alcanzar notables incrementos en el nivel de confianza de los grupos de interés. Por ello, la forma de mejorar el nivel de vida, bienestar y contribuir al reforzamiento de relaciones duraderas con la población, los clientes, proveedores, y apuntar en definitiva a un desarrollo sostenido, es a buscar implementar mecanismos de liderazgo que fortalezcan las confianzas.

También podría gustarte Más del autor