ContiParaguay anunció cierre de su planta procesadora

Mantendrán la mayor parte del talento humano de la empresa

[email protected]

Tras 67 años operando en el país y dando trabajo a un sinfín de familias paraguayas, ContiParaguay, mediante un comunicado firmado por Agustín Magallanes, presidente de la firma, anuncia que tomaron la difícil decisión de cerrar la planta procesadora -ubicada en el km 22 de la ciudad de Capiatá- desde el día de ayer. Resaltaron que seguirán trabajando en el país y mantendrán el 80% de su personal.
El comunicado, señala que la tendencia mundial de los grandes mercados consumidores del complejo de soja ha dado un giro radical, ya que varios de estos consumidores han desarrollado sus propias industrias de procesamiento.
Sus importaciones son cada vez más de poroto de soja y menos de subproductos.
Añaden que la situación actual del procesamiento de oleaginosas es complicada debido a que los inventarios de subproductos, harinas y aceites, se han venido incrementando en mayor medida que la demanda de los mismos.

RAZONES
Esta es una de las razones técnicas fundamentales que ha provocado mundialmente una baja de precios en los últimos años y una reducción de los márgenes operativos de procesamiento.
“Nosotros hemos venido analizando esta situación ya en los últimos años, como lo comentamos más arriba, independientemente de la soja nuestro fuerte era ser una planta con capacidad de procesar distintas oleaginosas, entonces al desaparecer prácticamente el girasol y la canola nos pone en una situación muy compleja, porque tenemos que competir 100% con los grandes monstruos de procesamiento de soja”, expresó Magallanes en comunicación con 5días.

PROCESAMIENTO DE LA SOJA
Por otra parte, el anuncio de cierre también hace referencia al procesamiento de soja en Paraguay, agregan que en estos mismos años se redujo considerablemente.
Mientras en 2015 se procesaron 3.665.576 t.m., 44% de la cosecha, en 2016 se molieron 3.625.805 t.m., 39%; y hasta noviembre del 2017, solo 3.462.926, el 33% de la producción.
Además de la instalación de grandes plantas de proceso en otros países, en gran medida refieren que esa situación se debe a la apertura de Argentina a la importación temporal de granos y semillas, a partir de enero del 2016, la cual es básicamente dirigida a la soja paraguaya, ya que la capacidad de molienda en Argentina es superior al total de su cosecha de poroto de soja.
Agregaron que esto ha provocado una competencia de muchos comercializadores internacionales, generando márgenes moviendo grandes volúmenes, sin mayor inversión, ni gran generación de empleo y cadenas productivas en el país.
Ya al termino del comunicado mencionan que ContiParaguay SA, tiene la capacidad de moler distintas semillas oleaginosas y las semillas de alto contenido de aceite siempre han sido muy importantes en su programa.
Acotaron que hoy se redujo radicalmente el cultivo del girasol en el país estimando la producción del 2017 en 7.558 t.m. La canola solo llegó a 13.505 t.m. de producción y la semilla de algodón hace ya algunos años que no es parte del esquema.
Esta situación, combinada con una perspectiva poco alentadora de cómo se presentan los márgenes de molienda para la próxima campaña, los han obligado a efectuar un análisis profundo de todas las alternativas y también a un replanteamiento de la propuesta de negocios que significa el procesamiento de semillas oleaginosas, llegando a la difícil conclusión de tener que tomar la decisión de salir de esta parte del negocio.
Por todos los motivos antes mencionados. ContiParaguay SA, fiel a su tradición, cumplirá a cabalidad con todos los compromisos que establece la ley con los 28 compañeros afectados con esta decisión.
Cabe destacar, que mantendrán a 230 personales, la mayor parte del talento humano de la empresa.

CONTRATOS FINALIZADOS
“Los contratos ya se cerraron, nosotros el año pasado terminamos, teníamos algunos contratos porque habíamos vendido el programa, nos habíamos comprometido a una serie de parques de harina de soja, a ser entregados en un puerto en Rosario (Argentina), también teníamos un contracto con barcazas, con un volumen que teníamos que cubrir, eso se terminó ya en setiembre del año pasado. De setiembre para acá normalmente es la época de proceso de girasol y canola es el último trimestre del año y el mes de enero, pero con el volumen que hubo, no da para nada”, concluyó el titular de ContiParaguay.

“Los contratos ya se cerraron, nosotros el año pasado terminamos, teníamos algunos contratos porque habíamos vendido el programa”.

También podría gustarte Más del autor