“Decreto atenta contra el desarrollo industrial del país”

Desde la Cappro sostienen que el reciente Decreto N° 9100/18 del Mi­nisterio de Hacienda, es un grave paso atrás en el desa­rrollo de la industria aceite­ra paraguaya, en beneficio de Brasil y Argentina.

“La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleagi­nosas y Cereales (Cappro) considera que el reciente Decreto N° 9100/18 del Ministerio de Hacienda que vuelve a calificar a las industrias procesadoras de oleaginosas como de pro­cesos básicos, primarios o incipientes, va en contra de la Ley y de la Corte Supre­ma de Justicia y es un grave paso hacia atrás en el desa­rrollo de la industria acei­tera paraguaya”, sostiene el comunicado lanzado por la Cámara.

Asimismo, hacen re­ferencia a que nuestro país debe decidir qué proyecto quiere seguir: ser un simple proveedor de materias primas o un proveedor de productos con valor agregado.

Esto teniendo en cuenta que desde el 2013, Paraguay comenzó a jugar un cre­ciente rol en los mercados internacionales como país agroexportador de produc­tos alimentarios con valor agregado, recibiendo millo­narias inversiones para la instalación de plantas pro­cesadoras de oleaginosas y cereales con tecnología de punta.

INVERSIONES

Además, sostienen que las agroindustrias invirtieron más de US$ 1.600 millones; generaron más de 8.800 empleos formales (directos e indirectos) y son uno de los aportantes más fuertes al IPS, con más de G. 21.500 millones (cerca de US$ 4 millones) anuales.

“Pero debido a la inestabili­dad jurídica y los cambios inconsultos e inconstitu­cionales de las reglas de juego, las inversiones pre­vistas para la expansión de las actuales plantas y la instalación de nuevas están paradas. Y el nuevo decreto fue la sentencia de muerte para las inversiones, con la consecuente pérdida de generación de empleo cali­ficado”, explican.

INEQUIDAD TRIBUTARIA

En lo que refiere a la situa­ción tributaria hacen hinca­pié en que solo un país sin visión industrialista, y con desdén hacia la inversión privada, puede darle a la exportación de granos en estado natural el mismo tratamiento tributario que las empresas que agregan valor con procesos indus­triales. “Hay desconoci­miento o intencionalidad cuando se celebra el decre­to bajo el pretexto de que va aumentar la recaudación del Fisco para programas sociales, educación y salud y que se devolverá la com­petitividad al sector pro­ductivo. No hay otra forma de generar más ingresos de divisas, recaudación de im­puestos y empleo que apos­tar a la industrialización”, agregaron.

También podría gustarte Más del autor