Desafíos corporativos en un mundo en permanente cambio

POR RODRIGO ARTURI G.
DIRECTOR EJECUTIVO INITIATIVE ESCUELA DE NEGOCIOS
[email protected]
En las últimas semanas me he preguntado muy seguido cómo está cambiando el liderazgo en las empresas y también cómo están cambiando las personas a las cuales hay que liderar.
Los cambios generacionales y perfiles laborales hacen cada vez más importante el foco a las personas como un factor diferenciador de la empresa. Fundamentalmente las compañías han tenido a las personas como punto central, cuando se remiten a estudiar al consumidor, quién también ha cambiado drásticamente y ha dado preferencia a las marcas a las que se ocupan de las personas de manera integral (colaboradores, consumidores y comunidad).

 

El significado de entender a las personas implica conocer cuáles son los motivadores reales que están teniendo en la actualidad y ser capaces de impregnar en la empresa la confianza de construir esa cultura que atraiga al mercado del talento como al mercado de clientes. Sin duda que la necesidad de integrar los distintos elementos y construir una marca holística se basa en la mayor evolución de una empresa, donde los diversos factores se unen para generar una experiencia memorable y generadora de una empresa sustentable.

Marketing interno, rendimiento del marketing, relaciones e integraciones de las comunicaciones con el mercado y satisfacción de necesidades y deseos.
Para poder generar esta cultura atractiva como un imán, las empresas deben tener procesos estructurados que permitan identificar al mejor talento y proporcionarles el entorno más efectivo para su desempeño. Este nuevo paradigma, lo que hace es cambiar el centro de la empresas, es decir pasar del centro en el cual es la autoridad (propietarios de empresa), pasa el poder a los propietarios de sus decisiones, es decir, las personas.

 

La empresas que avanzan en esa dirección; rápidamente se han adaptado a un modelo de gestión centrado en crear colaboradores comprometidos con el resultado más que con el esfuerzo y ese es un tema gigante que las empresas deben resolver.
Es muy habitual que las personas deseen ser valoradas por el esfuerzo que realizan más que por su efectividad y las empresas nunca han valorado a los resultados que generan las personas más que hoy; la pregunta es cómo se conjugan estos verbos de tal manera que la empresa construya una sola realidad.

La respuesta es con un esquema de trabajo que indique claramente cuál es la performance esperada y qué procesos se deben seguir para llegar a los resultados buscados a través de programas que impliquen una absoluta claridad en variables de gestión de mercados, generando una alineación integral a la empresa.
Este proceso de sustentabilidad que se base en poner al equipo primero, y a partir de ellos comenzar a desarrollar un conjunto de acciones que permitan:
1. Generar conexiones con los clientes, es la mejor manera de generar negocios en el largo plazo, en un mundo hiperconectado, las empresas deben desarrollar un plan que les permita potenciarse y poseer un desarrollo integral.
2. Brand Equity, entendiendo como la generación de marcas fuertes desde la perspectiva del cliente.
3. Formar permanente ofertas de mercados, basadas en la innovación y creatividad que permita superar las ex
pectativas de los clientes y de esta manera asegurarse un “perpetuidad” en el desarrollo del ciclo de vida del producto que cada vez es más corto.
4. Proporcionar valor de manera recurrente, en un mundo comoditizado, el valor que se pueda generar a partir de experiencias únicas que más allá de disminuir los procesos de riesgos lógicos que enfrenta un consumidor, permite afianzar el lazo de fidelidad de los clientes.
5. Crecer, si uno no tiene como objetivo crecer en la vida, otro lo hará por ti y te expones a perder el mercado al cual te diriges, por lo tanto; estratégicamente una empresa debe proponerse crecer en los canales, productos o conjunto de necesidades que considere más valiosas.
Todas estas variables, deben ser contempladas al momento de iniciar un plan de empresa que permita ocupar una posición de real relevancia en el mercado. Conocer a las personas y generar relaciones duraderas con ellos, definir procesos con un programa de trabajo que permita lograr la performace deseada, es la clave para poder desarrollarse en un mundo en permanente cambio.

También podría gustarte Más del autor