El cuero dio textura a su deseo de emprender

Marca tendencia por medio de la marroquinería

Camila Casariego Tato

[email protected]

 

El hombre de hoy se volvió fino y prác­tico adentrándose cada vez más al mercado de la moda. La era del lujo y la elegancia se ha multiplicado y están en furor los detalles en materiales y accesorios. La marroquinería es un arte desde hace muchos siglos y que ahora se está vol­viendo nuevamente una de las líneas más solicita­das por el cliente.

Por eso hablamos de Arturo Galeano, quien siempre tuvo el deseo de emprender algo propio, generando in­gresos que le permitan trabajar de lo que le apasiona y ser dueño de su tiempo. Al conseguir la oportunidad de llevar a la realidad lo que tenía en mente, no dudó en comenzar a investigar sobre ello.

Asi fue que nació Elefan­te Negro, que tan solo al mencionarlo trasmite sobriedad y elegancia, una empresa que empezó siendo nada más que una tienda online de venta de artículos para hombres, hoy es una tienda física donde se puede encontrar todo tipo de accesorios masculinos hechos de cuero. “Nos dedicamos a este rubro porque cree­mos que no está siendo muy explotado en Para­guay. Creemos que existe mucha demanda y poca oferta en lo que se refiere a accesorios para hombres dirigido tanto jóvenes como adultos”, agregó.

Es importante resaltar que todo lo que esta empresa ofrece al cliente en cuan­to a calidad y diseño son realizados con materia prima y mano de obra pa­raguaya. El capital inver­tido para poder empezar con la cuenta online para después convertirse en un local fue de G. 10 millones aproximadamente.

Elefante Negro cuenta con variadas opciones dispo­nibles, pero las más soli­citadas son las billeteras que tienen un costo entre G. 150 mil y G. 200 mil, el neceser a G. 170 mil, los distintos modelos de bol­sos que rondan lo G. 400 mil y el producto estrella que sería el organizador que tiene un valor de G. 250 mil.

“Es lindo poder empren­der, poder crear algo y saber que es tuyo, no está demás decir que conlleva mucha responsabilidad, disciplina y por supuesto trabajo duro, sin embargo vale la pena porque te per­mite seguir tus sueños y genera mucha satisfacción al ver crecer satisfactoria­mente tu propio negocio”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor