El desafío de conservar clientes

No innovar, un error común

Lograr afianzarse con el cliente resulta de por sí un importante desafío a enfrentar al momento de lanzar un producto o consolidar una marca, pero conservarlo es un reto aún mayor, por lo que las empresas deben mantener los ojos atentos al comportamiento del consumidor cuando de mantener los vínculos se trate.

Teniendo en cuenta el ritmo en que se desarrolla y cambia el mercado, conservar un sello de distinción por medio de la innovación es lo primordial. La experta en estudios de mercado. Josefina Bauer, refiere que  las campañas de captación de nuevos clientes  no deben excluir la necesidad de complacer a los clientes actuales. De esta forma mencionó que un factor determinante para perder el interés del consumidor, muchas veces puede atribuirse al hecho de “buscar promociones y activaciones para captar nuevos clientes pero no mimar a los que ya eligieron a la marca en el pasado”. COMUNICAR Bauer indica que cualquier producto o servicio debe entender quién es la persona que lo está eligiendo, para de esa forma identificar la manera de comunicar a los consumidores. “Las marcas antiguamente solo comunicaban para contar lo que hacían o por qué eran lindas; hoy día tienen que tocar el corazón del shopper para que la elijan entre todas las ofertas que existan en el mercado”, agregó. ERRORES La falta de innovación es uno de los errores más comunes que reduce el prestigio de una marca. La experta señala que muchos asocian a la innovación con crear algo nuevo, cuando
en realidad dar este paso es, sencillamente, mejorar lo existente. “Si una marca hace siempre lo mismo, no me da nada nuevo. Y hoy las personas estamos constantemente buscando nuevas experiencias”, continuó. Otro error que mencionó es la falta de originalidad, en donde las empresas van adoptando las mismas formas de captación que no ofrecen nada nuevo al cliente.
“Copiar a la competencia
haciendo que los valores agregados por algunos se conviertan en derechos adquiridos por los clientes y al final nadie da nada nuevo. Por ejemplo los descuentos en las farmacias. Una tuvo la brillante idea de hacer un día de descuento, luego le fueron copiando, resultado: hoy ninguna da nada diferente pero ya no pueden salir de los días del descuento porque los clientes esperamos esos días para comprar”, ejemplificó.

También podría gustarte Más del autor