El ex comercial bancario que se inspiró en sus clientes y hoy genera antojos

Luz González

[email protected]

Tomar la decisión de em­prender no es tarea fácil, es algo más que abrir tu propio negocio y así cumplir un sue­ño. Asumir el mando conlle­va una gran responsabilidad, que requiere de convicción y un arduo trabajo para sobre­salir ante cualquier adversi­dad.

Marco Solís, nos cuenta que durante más de 7 años se desempeñó en el área co­mercial del rubro bancario, ámbito que le permitió ver cómo los emprendedores volvían realidad sus sueños.

PASO A PASO

“Desde pequeño fui ma­mando la vida de comer­ciante a través de mis padres Blanca y Aníbal, quienes me han inculcado lo importante que es generar una fuente de ingresos propia”, señaló Marco.

Fue así que, junto con su se­ñora Yessica, decidieron dar el gran salto dando vida a “El Antojo Empanadas”.

Para hacer realidad el em­prendimiento adquirieron primeramente un freezer, una refinadora manual de masa, un horno y los moldes de empanada. Posterior­mente reacondicionaron la cocina familiar.

“Nos peleamos durante un mes con las recetas de la masa y los rellenos hasta que ya estábamos por tirar la toalla porque no encon­trábamos el punto exacto que buscábamos”, recordó el joven visionario.

Siguió relatando, que por casualidades de la vida se cruzaron con Eugenia Aquino, cheff y directora de Gastronomía del SNPP.

“Conversé con ella y la in­vité a que conozca nuestro local para evaluar lo que queríamos hacer. Apenas llegó se echó a reír, tanto que nos quedamos total­mente decepcionados por lo que nos refirió. Ahí en­tendimos que nos faltaba exactamente todo, menos un freezer y un horno. La lista de equipamientos que nos sugirió Eugenia no entraba en una hoja y nos expresó que cuando pudié­ramos reunir todo, podría asesorarnos”.

PERSEVERANCIA

Al cabo de 1 año reunie­ron todo lo necesario para iniciar con la producción, cada mes iban adquiriendo más equipos. Cuando por fin contaron con todo lo requerido comenzaron las pruebas.

“Luego de 6 meses abrimos nuestras puertas al público encontrando un equilibrio entre una fina masa delicio­sa que permitiera acompa­ñar al relleno de una forma justa, con un toque clásico de las empanadas paragua­yas que son las mejores del mundo”.

Actualmente cuentan con dos locales propios, uno ubi­cado en Barrio Jara y otro en el Carmelitas.

En cuanto a los sabores, dentro de los clásicos dispo­nen de un total de 12: el an­tojo, chilena, carne, jamón y queso, choclo, pollo, ca­presse, napolitana, palmito, espinaca, carne picante y huevo. Y 3 sabores gourmet: bife de chorizo, pollo catu­piry y vegetariana.

FORTALEZA

Entre sus principales for­talezas atribuyen su éxito al rubro en el que se desempe­ñan, destacan que les permi­te estar activos todo el año y con una atención al público bastante amplia. Arrancan desde temprano y van hasta las 23:00 horas.

PROYECCIONES

Finalmente, Marco resaltó que los planes a futuro están enfocados a expandirse en un formato de franquicias. “Es un servicio que nos so­licitan bastante, a su vez se­guiremos ampliando nuestra carta y formatos de produc­tos”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor