El gobierno revocará el contrato

Italia

El Observador
Uruguay

 

El gobierno italiano decretó el estado de emergencia en Génova y prome­tió revocar el contrato con la empresa concesionaria de las autopistas acusada de haber aplazado los con­troles y el mantenimiento del controvertido viaducto que se desplomó el martes, causando la muerte de al menos 39 personas.

Pese a que los equipos de rescate trabajaron sin des­canso toda la jornada entre los bloques de cemento del puente Morandi y los restos de los vehículos que cayeron al vacío desde una altura de unos 50 metros, el balance de muertos y he­ridos no se ha modificado. Familias enteras que atra­vesaban el céntrico puente murieron mientras cruza­ban el viaducto ubicado en una zona urbana y que conecta con una autopista hacia Francia.

Al término de un consejo de ministros extraordina­rio celebrado en Génova, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, decretó el estado de emergencia en la ciudad por 12 meses y adjudicó un fondo de € 5 millones.

Conte decretó también una jornada de duelo nacional y confirmó que el gobierno va a revocar el contrato de concesión de las autopistas a la firma Autostrade, en 30% propiedad de la fami­lia Benetton.

Horas antes el gobierno había exigido la dimisión de los directivos de la firma responsable del manteni­miento del puente que se desplomó.

Unos doscientos metros del llamado puente Morandi, que tiene 1.182 metros de longitud, se vinieron abajo y sepultaron bajo los es­combros y bloques de ce­mento a unos 30 vehículos, entre ellos tres camiones.

Desaparecidos

De los 16 heridos hospita­lizados, 12 se encuentran en estado grave y se habla de una decena de desa­parecidos, entre ellos una familia que se dirigía a pa­sar vacaciones en la isla de Elba, algo más al sur. “Este es un momento muy difícil para todos porque hemos llegado a un número muy elevado de víctimas (…) Los socorristas no pierden la esperanza de encontrar so­brevivientes, pero cuanto más tiempo pasa, más difí­cil será”, reconoció a la AFP Riccardo Sciuto, coman­dante de los carabineros de la provincia de Génova.

Más de 600 personas fue­ron obligadas a abandonar sus viviendas y 11 edificios de la zona afectada fueron evacuados por temor a que otros pilotes del puente ce­dan.

Control

“No ha sido una fatalidad, con seguridad no”, adelantó Francesco Cozzi, el fiscal de Génova, quien abrió una in­vestigación judicial.

En Italia estallaron las polé­micas por una tragedia que muchos consideran que hubiera podido ser evitada. “Esta es una tragedia in­aceptable en una sociedad moderna”, lamentó Conte, quien anunció un extraor­dinario plan de control de todas las infraestructuras del país.

El gobierno italiano respon­sabiliza a Autoestrade, la empresa concesionaria de la vía, en parte propiedad de los Benetton, de haber aplazado los controles y la manutención del contro­vertido viaducto.

La firma divulgó un comu­nicado con las elevadas cifras invertidas para la seguridad de las autopistas italianas, que califican en­tre las más seguras de Eu­ropa, como respuesta a las acusaciones del gobierno.

Expertos e ingenieros ca­lificaron el desplome del puente de tragedia anun­ciada, ya que desde su construcción ha generado controversias.

También podría gustarte Más del autor