EL IPC DEBE ESTAR EN MANOS DE LA DGEEC

Ya que el Poder Legislativo está estudiando una actualización de la carta orgánica del Banco Central del Paraguay, sería bueno preguntarse si no es hora de rever también las competencias del BCP en el cálculo del índice de precios al consumidor (IPC) y del porcentaje de inflación. Cuando en 2011 el Paraguay adoptó el esquema de metas de inflación seguía el derrotero de los países centrales que la crearon en los años ’90 (Canadá, Noruega, Reino Unido) a los que se sumarían luego Brasil y Chile (1999). Adoptar este indicador implica un compromiso institucional con la estabilidad de precios como objetivo principal de la política monetaria.

El riesgo devendría de la inversión de este planteo, cuando el IPC termina siendo un instrumento al servicio de la política monetaria. En el Paraguay, el IPC y las metas de inflación están en manos de la misma institución. La estructura es muy diferente en los dos países sudamericanos citados.

En Chile, el Instituto Nacional de Estadística es un organismo independiente cuya competencia es elaborar el IPC sobre el cual trabaja el Banco Central para emitir el índice de inflación. Igual esquema rige en Brasil, en donde el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística integra el Sistema Nacional de Índices de Precios al Consumidor que el Banco Central deberá tener en cuenta para ajustar su meta de inflación. Aunque aquí tenemos una institución que podría cumplir una tarea similar (la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos, creada en 1940), carece de facultades legales para hacerlo. Es hora de ir corrigiendo un desfasaje lesivo para la confiabilidad de las estadísticas sobre las cuales se basa el cálculo de la inflación en el Paraguay. Sería un paso fundamental hacia el perfeccionamiento institucional que se espera del país.

También podría gustarte Más del autor