El liderazgo en la empresa familiar

Cuando la empresa está por encima de los valores familiares, se acaba la familia y, antes o después, también la empresa.

Pablo Álamo Hernández 
@pabloalamo
PhD en Economía y Empresa

Las empresas familiares presentan unos intangibles que las hacen distintas al resto, porque la familia aporta a la empresa valores y recursos que la hacen única. Es lo que los expertos llaman “familiness”, la esencia de la empresa, y se refiere a todo lo rela­cionado con los activos intangibles.

El estilo de liderazgo en una empresa familiar dependerá del deseo de continuar el proyecto empresarial, que no siempre está claro en las segundas y terceras generaciones. Sin este fundamento, los activos intangibles pierden fuerza e impacto. Lo que podría tener un efecto multiplicador termina por tener un impacto prácti­camente nulo. Por el contrario, cuando existe un firme deseo de continuar el negocio familiar, el gran desafío de las empresas familiares es lograr integrar la cultura empresarial con los valores que sostienen a la familia.

Cuando la empresa está por en­cima de los valores familiares, se acaba la familia y, antes o después, también la empresa.

Y al revés: si los valores de la familia no refuerzan el corazón del negocio, la empresa termina por perder compet­itividad. La experiencia enseña que si el proyecto acaba siendo inviable por la acción (o inacción) de uno o varios familiares, esto termina afectando a la unidad y al clima familiar. Porque no hay nada más humano que, ante un fracaso, buscar culpables. Siempre.

¿Cómo fundamentar el liderazgo en una empresa familiar? Trabajando como un sembrador el campo, con mucho cuidado, atención, dedicación y pacien­cia porque, como dice el refrán, “mala hierba nunca muere”; esto no debe preocuparnos porque aún es más fuerte la determinación humana por superarse y ganar hasta las batallas más difíciles.

También podría gustarte Más del autor