El lujo de los modernos reproductores musicales

La evolución de los productos "MP3" se adapta a las necesidades

David Chamorro
[email protected]

Normalmente conocidos como reproductores de audio digital, o más popularmente como reproductor mp3 por la extensión de audio más utilizada a nivel mundial, estos aparatos fueron evolucionando desde los grandes dispositivos reproductores de CD ROM hasta llegar a los hoy conocidos Ipod o Walkman.

TRANSICIÓN
En este sentido, los dispositivos de las multinacionales tecnológicas fueron adaptándose a los cambios y exigencias de las distintas generaciones hasta llegar a convertirse en potentes herramientas para la funcionalidad de los audios digitales.

MP3
El MPEG-1 Audio Layer III mejor conocido como MP3, es un formato de comprensión de audio digital patentado, que utiliza un algoritmo con pérdida para conseguir un menor tamaño de archivo, ganando así popularidad debido al poco peso y la importante fidelidad al audio original, lo que provocó la rentabilidad y practicidad de su adaptación. Este formato es empleado para reproducción de música mayoritariamente, tanto en ordenadores como en dispositivos de audio portátil. A lo largo de los aparatos fue creciendo la demanda de música en formato mp3, por lo que la industria tuvo que adaptarse con mejor calidad y capacidad, llegando a comprimir, centenares de miles de canciones en el mencionado formato, dentro de los bits (Unidad de medida de la velocidad de transmisión de los datos).

PRINCIPALES
Los dispositivos más conocidos y destacados a nivel mundial son: Archos, Commodore eVIC, Creative NOMAD, Gigabeat, GoGear, iAudio, iPod, iRiver, Sandisk Sansa, Q-Be, Walkman, PlayStation Portable, Yepp, Zune, Energy System, entre otros reproductores de música.
Actualmente son varias las adaptaciones y modificaciones que sucedieron a los aparatos tecnológicos musicales, por lo que el usuario tiene una alta posibilidad de utilidad en los mismos, pasando de la música a la interacción con otras aplicaciones y funcionalidades.

Los dispositivos de las multinacionales tecnológicas fueron adaptándose a las exigencias.

También podría gustarte Más del autor