El mejor hotel de negocios que no fue diseñado para hacer negocios

BLOOMBERG
Nikki Ekstein

Ni siquiera hay que pen­sar en calificar al Ned de un hotel de negocios.

Sí, detrás de su gran fa­chada del Midland Bank de 1920, tiene el tama­ño de una propiedad de centro de convenciones, con 29.700 m² de espa­cio total. Sí, está ubicado en plena City, el sector financiero y empresarial de Londres.

NO ES UN HOTEL DE NEGOCIOS

Pero un hotel de negocios es lo último que los fun­dadores del Ned se pro­pusieron crear. Basados en repetidas advertencias de sus administradores, parecen considerar esas tres palabras nada menos que un anatema.

El Ned es la primera co­laboración entre Andrew Zobler y Nick Jones, dos hoteleros de moda que se caracterizan por su habilidad para atraer a lo mejor de la clase creativa. Un complejo urbano es el término más apropia­do, dicen. Sin embargo, cuando abra sus puertas el 27 de abril será sin duda alguna el mejor hotel de negocios de la ciudad.

DIMENSIONES DEL GRAN ÉXITO

El proyecto es enorme, tanto en lo relativo a di­mensiones como a in­versión: 252 habitaciones en 13 categorías, siete restaurantes públicos, un club privado, tres bares, una piscina en la terraza, seis espacios para reu­niones y eventos, una pe­luquería masculina y otra femenina, salones sepa­rados para tratamientos faciales y rejuveneci­miento de la piel, maqui­llaje y uñas, un gimnasio y un spa.

PRESUPUESTO

Si bien el equipo se negó a hacer declaraciones sobre su presupuesto total, la reciente restau­ración del deslumbrante Corinthia, otro hotel de Londres, tiene un costo de US$ 490 millones.

“Nick nunca había hecho nada de esta magnitud, pero entiende muy bien a Londres y tiene una gran estética y estilo”, dijo Zobler de su asociación. “Entendimos muy bien el negocio del hotel y su desarrollo. Juntos forma­mos un gran equipo”.

Jones estuvo de acuerdo: “Nosotros nos hicimos cargo del diseño y ellos de la instrumentación. Ha sido una colaboración ex­tremadamente exitosa”.

“Los hoteles de estilo antes eran sinónimo de la idea de ‘boutique’”, dijo Zobler. “Más pe­queño significaba mejor, más íntimo”. Considera que eso está cambiando. “Mayores dimensiones significan que se puede ofrecer una mayor varie­dad de servicios”, expli­có.

También podría gustarte Más del autor