El Presidente advierte a los empresarios

El Observador
Uruguay

 

El momento fue ideal. El presidente argentino, Mauricio Macri, aprovechó un encuentro con el empresariado nacional para pasar su mensaje sobre el escándalo de los “cuadernos de la corrupción” que involucran a los expresidentes Cristina Fernández y Néstor Kirchner (que gobernaron entre 2003 y 2015), y a empresarios y exfuncionarios de sus gobiernos, pero que también tocan a su administración.

Durante la apertura de un encuentro de máximos dirigentes de empresas –varias de ellas señaladas en los cuadernos de las coimas–, Macri pidió “terminar con comportamientos mafiosos” en Argentina.

“No tengo pensado hipotecar mi gobierno ni el futuro de los argentinos para defender a nadie que actúe fuera de la ley, y quiero ser claro en esto: si alguno de ustedes se encuentra con un pedido indebido, acá tienen un presidente al cual acudir”, advirtió Macri, con el objetivo de despegarse de la causa judicial que desvela a los argentinos.

El encuentro de los miembros de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) en Buenos Aires ocurre en un momento complejo de la economía, marcada por una crisis cambiaria y depreciación de la moneda, la caída del consumo en numerosos sectores y la inflación que acumula 19,6% en lo que va de año.

“No se trata de negar para nada la agenda de dificultades que tenemos por delante para resolver, especialmente hasta que no lleguemos a un equilibrio fiscal”, resaltó Macri.

Entre los presentes se encontraba Paolo Rocca, máximo directivo de la compañía ítalo-argentina Techint, una de las mencionadas en una causa por sobornos en contratos de obras públicas y financiamiento ilegal de la política durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

“Techint no participó en el club de corrupción de la obra pública de ninguna manera. A lo largo de los últimos 12 años Techint, que es la compañía de mayor potencial (en obra pública), logró solo el 1% de la inversión gestionada por el Ministerio de Planificación”, se defendió Rocca al hablar ante sus pares.

Luis Betnaza, histórico ejecutivo de Techint, fue uno de los empresarios detenidos que se declaró como arrepentido ante la Justicia, lo que le permitió ser excarcelado.

En el encuentro de empresarios estuvo José Cartellone, cuya constructora está mencionada en el caso conocido como “los cuadernos de la corrupción”.

Recompensa

El Ministerio de Seguridad anunció que ofrecerá una recompensa económica a quienes brinden información que permita recuperar dinero en la causa de la presunta red de sobornos.

También podría gustarte Más del autor