El vínculo entre el estado de animo y la alimentación

Al parecer, no consumir
durante muchas horas nin­gún alimento altera de so­bre manera nuestra esencia.

AL MARGEN

El portal ?docsalud?, ex­presa
que al adentrarnos en el análisis del vínculo entre el humor y la alimentación,
tenemos que poner al mar­gen todos aquellos estados de ánimo que se manifies­tan
cuando realizamos una dieta para adelgazar.

DIETA

Destacan que cuando una
persona comienza un plan de descenso de peso, esto puede causar irritación,
melancolía, y hasta puede provocar una depresión. Esto dependiendo de lo res­trictivo
que sea el régimen en calorías.

En esta situación se pre­senta
una variante que no tiene tanto que ver con los alimentos en sí, sino con el
hecho de que se esté limi­tado la cantidad y el tipo de comida.

ALIMENTACIÓN

Así mismo hacen énfasis
en que todo esto va más allá de las restricciones, existen alimentos que ayudan
a te­ner mejores estados emo­cionales. Entre ellos está el Omega 3, que se
encuentra en los pescados de mar y los mariscos.

Según estudios, los ali­mentos
que lo contienen ayudan a estabilizar el áni­mo, ya que sus ácidos grasos
buenos están relacionados con la formación de neuro­transmisores y de estructu­ras
de membranas celulares que afectan las conductas.

En segundo lugar están los
alimentos dulces que tienen incidencia en el nivel de se­rotonina en el
organismo. Éste es un neurotransmisor natural que posee estrecha relación con
los estados de ánimo, ya que afecta zonas del cerebro relacionadas con la
tranquilidad y la relaja­ción.

Cuando la serotonina está
baja en la sangre, habitual­mente se busca cualquier cosa dulce que tenga hi­dratos
de carbono, harina, azúcar, o dulce de leche. Eso hace que se equilibre lo que
está faltando. Por eso dicen que el chocolate actúa como un antidepresivo.

Para lograr el
equilibrio, los expertos sugieren comer de todo un poco, pero sin abusar.

EVITAR

El sitio menciona así mis­mo,
que muchas personas se preguntan si la comida chatarra realmente pre­dispone al
mal humor. En realidad, es fácil deducir que cuando la persona se deja llevar y
come en exceso estos alimentos, o seme­jantes, que sabe que luego le generarán
hinchazón en el cuerpo, mala digestión y sensación de culpa, ob­viamente se
producirá una predisposición psicológica hacia el mal humor.

RECOMENDACIONES

Finalmente el sitio acon­seja
que es importante sa­ber que se puede comer rico sin engordar ni tener otras
consecuencias negativas.

Pero para eso será clave
analizar el factor ?canti­dad?, por lo que se deben evitar los excesos.

Los expertos recomien­dan
aprender a ingerir la media porción y compartir el plato con alguien si son
abundantes, en el caso de los restaurantes. Por otro lado se debe controlar la
frecuencia con la que uno sale a comer.

Claves para que la dieta
no sea un sufrimiento.

? No debe ser muy restric­tiva
en calorías.

? Debe incluir alimentos
que a la persona le gusten, es mejor si son personali­zadas.

? No deben ser prohibiti­vas,
ya que esto genera el cambio de ánimo.

? No se debe ?amontonar?
hambre, por lo que hay que comer cada 3 o 4 horas. (Así se evitará la compul­sión).

También podría gustarte Más del autor