Eligio Ayala, el presidente economista

Por José Zalazar
[email protected]

Se avecinan las elecciones presidenciales en las que el Paraguay decidirá quién será el Presidente que tenga en sus manos la voluntad colectiva de sus mandantes y como en su momento tuvieron mandatarios de la talla del Eligio Ayala, con sus luces y sombras.

EL ECONOMISTA

Eligio Ayala se trata de un personaje que es considerado incluso como un accidente de la historia política del Paraguay debido a los múltiples aciertos y preparación profesional. Ayala nació en Mbujapey en 1879 deseaba ser economista pero debido a que no existía un solo lugar donde realizar los estudios en el país decidió estudiar Derecho para ejercer brevemente como jurista ahorrar el suficiente dinero y encaminar sus estudios de posgrado en Alemania y Suiza en las distinguidas Universidades de Heilderberg y Zurich respectivamente señaló la Dra. en Historia Beatriz Bosio.

Dicho lo cual se puede observar que hasta la fecha, mucho no cambió el panorama social del Paraguay ya que la academia sigue siendo una asignatura pendiente por un lado y por el otro el país no volvió a tener a un mandatario del nivel de preparación de Ayala.

 

GAP

Gracias a la Fundación sueca Gapminder y una herramienta estadística comparativa llamada GAP que define la distancia o diferencia excesiva que existe entre elementos relacionados entre sí como el nivel de ingresos en un país en un determinado periodo de tiempo y su relación con la esperanza de vida que a su vez denota otros avances sociales, como la salud, educación, etc.

Históricamente el Paraguay nunca fue un país de altos ingresos sin embargo gracias a gestiones como la de Ayala se puede constatar bajo los criterios de la época y algunas actuales que se puede avanzar como país a pesar de no gozar de mucha abundancia económica. Desde el 28 hasta el 54 del siglo pasado se puede ver que el eje de ingresos no se movió mucho aunque la expectativa de vida sí. Ayala asume en un periodo donde la esperanza de vida para el paraguayo era de tan solo 36 años pero se mejoró exponencialmente a pesar las guerras y bajos ingresos de la población para que en 1954 se llegue a los 66 años como esperanza.

Contrariamente con la dictadura stronissta se ve el fenómeno inverso, aumentaron los ingresos pero en 35 años de gestión la expectativa mejora en 8 años y lo que es peor, en casi 30 años de vida en democracia la población casi triplica sus ingresos aunque no su esperanza de vida.

 

CONCLUSIÓN

Cuando el Paraguay “apostó”, eligió a candidatos idóneos la patria ganó. Sin embargo cuando no, se observan situaciones como las que se vive actualmente con rigor estadístico.

En el evolutivo se demuestra que poco o nada se hizo en casi 30 años de vida en democracia para mejorar la calidad de vida y por ende la expectativa de vida.

También podría gustarte Más del autor