Entre la tenue línea del riesgo y la vida, he ahí el seguro

Respaldarse con una póliza de este tipo puede dejar asegurada a la familia

David Chamorro
[email protected]

Mucho se habla sobre seguros de vida y la alta demanda de este tipo de contrato en la actualidad pero, ¿realmente una persona está al tanto de lo que abarca esta clase póliza y los beneficios que posee? La idea en los siguientes párrafos es explicar qué áreas cubre y qué garantías ofrece para un cliente.

IMPORTANCIA
Este tipo de contrato cubre un riesgo que tarde o temprano termina sucediendo, siendo que lo único inevitable en la existencia es precisamente tener control sobre la duración de la misma.
El seguro de vida es el mayor respaldo que puede poseer una persona que planea dejar las necesidades cubiertas, sea de su familia u otros beneficiarios, en caso de que se interrumpa el ciclo de vida antes de lo previsto.

RIESGO PRINCIPAL
El motivo principal de cobertura de un seguro de esta categoría, en la mayoría de los casos, es el del fallecimiento por cualquier causa (sea natural, por accidente o por enfermedad). En este punto es importante destacar que, cada empresa aseguradora puede variar el límite o margen de dicho riesgo en alguna de sus cláusulas, por lo que es importante leer detalladamente las condiciones en el contrato para saber “qué incluye y qué no incluye”. Por ejemplo, algunas compañías de seguro podrían excluir del pacto firmado el riesgo de deceso durante la práctica de deportes extremos, es decir, en caso de perecimiento al momento de realizar rápel en alguna serranía o cerro del país, el beneficiario no recibiría la cobertura de su seguro.

RIESGOS ADICIONALES
Además de la contingencia ya mencionada, un seguro de esta índole puede cubrir otro tipo de riesgos adicionales. A continuación se presentan los más frecuentes:

1. Enfermedad grave. En casos como estos, las empresas aseguradoras cuentan normalmente con un catálogo o lista del tipo de afecciones que pueden llegar a cubrir. Esta clase de respaldo puede quedar anulada a cierta edad del asegurado, siendo que la probabilidad de padecer determinada enfermedad es mucho más elevada.

2. Incapacidad temporal o permanente. Esta situación concierne a accidentes o enfermedades que puedan darse tanto en el ámbito personal como laboral, y algunos seguros de vida ofrecen cobertura extra dentro del riesgo de quedar incapacitado para desarrollar una actividad laboral por culpa de un accidente.
En este sentido, por ejemplo, Seguridad Seguros SA cita en una de sus cláusulas (de Seguro Familia Protegida): “A los efectos de este seguro se entiende por invalidez total y permanente la situación física irreversible provocada a raíz de un accidente originado independientemente de la voluntad del asegurado y determinante de la total ineptitud de este para el mantenimiento permanente de cualquier relación laboral o actividad profesional y siempre que tales circunstancias hayan continuado ininterrumpidas por seis (6) meses como mínimo”, haciendo alusión a la situación ya mencionada.

3. Fallecimiento por accidente. Otro de los respaldos adicionales que puede llegar a ofrecer un seguro de vida es la compensación extra por fallecimiento en caso de ocurrir algún percance, incluyendo el accidente de tránsito. Muchas veces este tipo de cobertura posee mayor garantía que la principal del seguro, pudiendo llegar a duplicarse o triplicarse en determinados casos, dentro de condiciones específicas. Por ejemplo, las garantías pueden duplicarse si el deceso del asegurado se da en circunstancias de un accidente de tránsito.

El seguro de vida es el mayor respaldo que puede poseer una persona para cubrir necesidades de su familia u otros beneficiarios.

También podría gustarte Más del autor