“Es necesario reanudar las exportaciones”

La Cámara Paraguaya de Exportadores y Comer­cializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco) celebra la superación de este escenario turbio creado en torno al in­greso de los camiones bitrenes al mercado pa­raguayo que solo estaba acarreando contratiem­pos a la cosecha y desa­lijo de los granos de soja de la presente campaña 2017/18.

El presidente de la ins­titución, José Berea, expresó que a partir de ahora es necesario rea­nudar el transporte de soja para comenzar a embarcar las barcazas con destino de Nueva Palmira (Uruguay) y Ro­sario (Argentina) para el posterior envío a los destinos finales de la soja paraguaya.

“Durante enero tuvimos que embarcar entre 500 mil y 600 mil toneladas de soja, pero por el clima primero y, luego por el paro de los camioneros, se retrasaron los envíos, por lo que se tendrá que asumir compromisos en la demora de la salida de los productos. Ahora lo esencial es que podamos transportar esa cantidad de granos que está en los silos”, enfatizó.

PRECIOS DEL FLETE

En relación al precio del flete, que es otro punto utilizado como argu­mento por los camione­ros para sostener la me­dida de fuerza a la vera de las rutas de nuestro país, indicó que las empre­sas que integran Capeco plantean dialogar sobre los valores con el fin de llegar a un acuerdo y no atentar contra el normal desenvolvimiento de la cosecha, transporte y desalijo de la soja a los mercados internaciona­les.

“El tema de los fletes podemos dialogar en una mesa de trabajo, pero trabajando normalmen­te entre tanto, porque el país perdió bastante du­rante estas semanas sin movimiento”, agregó.

El gran objetivo del sector productivo es movilizar los volúme­nes de soja que vienen cosechándose, tanto del campo a los silos, como de los centros de acopio a los puertos o las indus­trias.

La expectativa de cose­cha de soja asciende a al­canzar por lo menos las 10 millones de toneladas en la presente campaña agrícola.

Por su parte Héctor Cristaldo, titular de la Unión de Gremios de la Producción, cuestionó el accionar de los trans­portistas, teniendo en cuenta que ésta situación afectó de manera directa al traslado de la produc­ción granelera, ya que la soja se vio seriamente afectada por la no dis­ponibilidad de transpor­tes para el traslado de la carga a los diferentes silos y, posterior a eso, a los puertos para su ex­portación.

También podría gustarte Más del autor