¿ESTÁ MICHEL TEMER EN LA CUERDA FLOJA?

Escuchando en estos días la tremenda crispación social que impera en Brasil, uno se pregunta si acaso no está leyendo o escuchando noticias de Venezuela.

Nuestro gigante vecino se hunde en el caos tras diez días continuados de un paro de camioneros que mantiene unos 600 focos de protesta en el vasto territorio brasileño, desatando un desabastecimiento sin precedentes. Actividades paralizadas, escuelas cerradas, plantas industriales sin insumos y agotamiento de los stocks de combustibles en las estaciones de servicio son algunos de los efectos directos de esta medida de fuerza desatada por los precios del gasoil.

Aunque Michel Temer ha cedido a todos sus planteos, los fleteros siguen cerrando rutas y profundizando una crisis que está amenazando la estabilidad del mismísimo Gobierno.

La sensación que recorre el ambiente político brasileño es que el mandatario podría no concluir su mandato, considerando que en marzo pasado el nivel de rechazo de Temer era de más del 90%. Brasil va a elecciones en octubre próximo y el clima generado por la crisis podría dar el golpe de gracia a uno de los gobiernos más desprestigiados de las últimas décadas. Mientras tanto, la economía diaria sufre un golpe tras otro.

Brasil es el tercer productor mundial de carne de ave y el cuarto de cerdo. Ambas cadenas han colapsado por falta de alimentos y el canibalismo se ha instalado en ellas, para espanto de los empresarios que ven evaporarse sus activos de la peor manera. La pregunta que comienza a circular en todos los ambientes es: Si ya han obtenido todo lo que buscaban, ¿por qué insisten los fleteros en su huelga? ¿Van detrás de un objetivo político? Mientras el país se sume en la parálisis, este interrogante espera respuesta.

También podría gustarte Más del autor