País de pobres, seguro de ricos

Números alar­mantes, como el hecho de que más del 70,8% de la ciudadanía no logra acceder a ningún tipo de seguro y que solo el 8,6% pueda acceder a un seguro privado, hacen que los fun­cionarios del Estado ganen la envidia de sus conciuda­danos y peor aún, hacen que enfermarse gravemente en Paraguay signifique básicamente el derrumbe de las finanzas para más de 5 millones de personas.

En este contexto, el Esta­do se dio el lujo de gastar más de US$ 230 millo­nes en seguros médicos, desde el 2014, casi US$ 60 millones por año. En particular, el Banco Cen­tral del Paraguay (BCP) gastó mensualmente casi G. 1 millón por cada funcionario en seguros médicos, en el último gobierno.

ENTIDADES

Entre las entidades que destinaron mayores mon­tos a seguros médicos, des­de el año 2014, se encuen­tran la Corte Suprema, Hacienda, el MOPC y el BCP. Juntas, estas institu­ciones destinaron casi US$ 70 millones, una cifra que golpea a la realidad que vive nuestro país.

POR FUNCIONARIO

Pican en punta, dentro de la élite de funcionarios, los que prestan servicios al BCP, debido a que esta entidad ha destinado más de US$ 8 millones desde el 2014, que dividiendo entre el número de colaborado­res de la misma institución, se observa un gasto de G. 1 millón per cápita.

Completan el top 3, Hacien­da, con un gasto de G. 760 mil por funcionario y el MOPC con una erogación de más de G. 410 mil por colaborador.

BENEFICIADOS

Sin lugar a dudas, el sector asegurador es el principal beneficiado y sorprende el hecho de que tres empre­sas se lleven más del 80% del segmento.

Asismed, Santa Clara SA y Protección Médica, reci­bieron del Estado, US$ 97 millones, US$ 60 millones y US$ 32 millones respec­tivamente, desde el año 2014, totalizando unos US$ 189 millones sobre los US$ 233 millones destinados al sector.

FUTURO

Claramente, este es un tema que debe ser discu­tido a fondo, sin embargo, en un primer momento nos deberíamos preguntar por qué el Estado tiene que pagar por un servicio que brinda o que por lo menos debería brindar de manera eficiente y, por el otro lado, si es que no genera una des­igualdad de oportunidades entre las aseguradoras pri­vadas el hecho de que más del 80% de la torta perte­nezca solamente a tres em­presas del mercado.

También podría gustarte Más del autor