Gerentes que toman siestas tienen decisiones mas acertadas

RESULTADO DE INVESTIGACIÓN DE LA NASA

[email protected]

Investigaciones realizadas por la NASA indican que una siesta (13:00-15:00) mejora la toma de decisiones un 50% y la productividad un 35%, consigna el portal oficial de la institución.

A pesar de las recomendaciones de la NASA de que los astronautas duerman 8 horas al día, ellos normalmente no lo hacen. Vistas y sonidos desconocidos, el estrés de conducir un poderoso cohete, la falta de un ciclo normal día-noche… todas estas cosas tienden a mantener despiertos a los viajeros espaciales. Los estudios muestran que los astronautas típicamente duermen de 0,5 a 2,5 horas menos de lo que lo hacen en la Tierra.

A pesar de que muchos astronautas informan sentirse plenamente descansados tras sólo seis horas de sueño, el hecho es que el insomnio puede causar irritabilidad, olvidos y fatiga, condiciones que los astronautas no necesitan mientras dirigen complicadas naves que se lanzan a través del espacio a miles de kilómetros por hora.

SOLUCIÓN

Pero las siestas son una espada de doble filo. A veces, una siesta puede dejarle sintiéndose incluso más adormilado que antes.

Si su cuerpo entra en un sueño profundo, intentar levantarse tras sólo una hora más o menos puede ser muy desagradable, y puede permanecer adormilado durante algún tiempo. A esto se le llama la ‘inercia del sueño’.

LA INVESTIGACIÓN

Ayudar a los astronautas a hacer la siesta fue el objetivo de una reciente serie de experimentos financiados por la NASA en cooperación con el Instituto Nacional de Investigación Biomédica Espacial.

En esos experimentos, dirigidos por David Dinges, un profesor de la Escuela Universitaria de Medicina de Pennsylvania, 91 voluntarios pasaron 10 días viviendo en uno de los 18 diferentes programas de sueño, todos ellos en condiciones de laboratorio. Los programas de sueño combinaron varias cantidades de “sueño fijo”, oscilando de 4 a 8 horas, con siestas diarias de 0 a 2,5 horas.

LAS PRUEBAS

Con el propósito de medir la efectividad de las siestas, los científicos dieron a los voluntarios una batería de pruebas para sondear la memoria, estado de alerta, tiempo de respuesta, y otras habilidades cognitivas a lo largo del experimento.

También midieron variables como la temperatura basal del cuerpo y los niveles de hormonas en sangre y saliva, todos los cuales fluctúan en un ciclo diario natural conocido como el “reloj biológico” de las personas.

En general, descubrieron que las siestas más largas eran mejores. No hay sorpresa en ello. Pero también hallaron que algunas funciones cognitivas se beneficiaban más de la siesta que otras.

RENDIMIENTO

“Para nuestro asombro, el rendimiento de la memoria de trabajo se benefició de las siestas, [pero] la vigilancia y la alerta básica no se beneficiaron demasiado”, dice Dinges.

El estudio también señala que la siesta previene las cardiopatías; ayuda a disminuir en un 37% el estrés y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También reduce la tensión arterial, .facilita el aprendizaje, aumenta la concentración, estimula la creatividad, facilita resolver problemas, mejora los reflejos y favorece la abstracción.

También podría gustarte Más del autor