Importación de gasolina cae en el Brasil

Después de alcanzar un máximo histórico el año pasado, las importaciones brasileñas de gasolina se dirigen a sufrir su primera caída en cuatro años ya que los conductores se están abasteciendo de combustible de etanol más barato.

Enfrentados a la peor recesión en décadas, los brasileños están pagando un 20 por ciento más por litro de gasolina que hace un año ya que la petrolera estatal Petrobras ha alineado los precios internos con los mercados internacionales, poniendo fin a años de precios controlados de los combustibles.

Al mismo tiempo, los precios del etanol cayeron después de una producción récord en Brasil, y los menores precios del azúcar motivaron a los productores a desviar la mayor cantidad de caña posible a la fabricación del biocombustible.

“El consumo de gasolina está cayendo sin señales de una recuperación, ya que la producción de súper etanol está haciendo que el biocombustible sea más competitivo en las bombas”, señaló Sérgio Araújo, presidente de la agrupación de importadores de combustibles, Abicom, en una entrevista telefónica.

La caída del 30 por ciento en las importaciones de gasolina en lo que va del año probablemente se extenderá hasta fin de año, dijo Araújo.

La semana pasada, el precio minorista del etanol hidratado, el biocombustible al 100 por ciento utilizado en los automóviles de combustible flexible, fue de 2,74 reales (US$0,74) por litro, o el 61 por ciento del precio de la gasolina.

Como norma, los conductores prefieren el biocombustible a la gasolina cuando cuesta un 70 por ciento o menos del precio de la gasolina. El descuento se debe a aspectos de eficiencia del motor, ya que se puede conducir más por litro de gasolina que de etanol.

También podría gustarte Más del autor