Inversores pierden el entusiasmo en BCE

Bloomberg

 

Puede que el BCE se esté sumando a una ola creciente de pesimismo sobre la deuda corporativa entre los inversores.

Desde julio, las compras de créditos de la institución se han ralentizado notoriamente, en tanto las adquisiciones realizadas por medio de su programa de flexibilización cuantitativa se fueron concentrando cada vez más en los bonos soberanos. Quizás esto se deba a que finalmente un salto en el riesgo por eventos está consumiendo el entusiasmo por tener deuda riesgosa, según Bank of America Merrill Lynch. El BCE podría estar pasando a comprar créditos de mayor calidad, del nivel más bajo de deuda en grado de inversión —BBB— al segundo más bajo —A— para administrar mejor los riesgos y la elevada exposición de los BBB a mercados emergentes en problemas. Así, los diferenciales entre ambos niveles podrían seguir ampliándose cuando el BCE comience el último trimestre en el que comprará bonos.

“Al analizar los datos sobre compras del BCE nos preocupa que la institución ya haya perdido su ‘ánimo’ para comprar bonos corporativos”, afirmó Bank of America Merrill Lynch. Sus analistas predijeron por primera vez que el BCE podría cambiar sus hábitos de compra cuando las posiciones del minorista deficitario Steinhoff International Holdings NV fueron degradadas al estatus de basura el año pasado. Los mercados europeos de crédito están teniendo problemas de liquidez porque los inversores se retiran de los fondos riesgosos y crece la oferta. Aunque el BCE absorbió prácticamente todas las emisiones de deuda corporativa que pudo comprar en el mercado primario en  agosto, las adquisiciones semanales ascendieron a solo US$ 986 millones, muy por debajo del ritmo previo al verano boreal.

También podría gustarte Más del autor