La alta rotación de personal eleva costos para las empresas

Retener el talento hu­mano de las empresas pareciera ser todo un arte en una época en la que todo cambia de una forma acelerada. En un mercado que cada vez va integran­do más jóvenes en sus oportunidades laborales, es necesario contar con estrategias de atracción, pues se trata de una ge­neración con costumbres totalmente distintas a las anteriores.

Sin embargo, vemos que empresas que parecieran despegar hacia propósi­tos sostenibles, registran un alto nivel de rotación de personal que termina afectando por los altos costos que ello genera. Entonces, ¿qué pasa?

MÁS QUE UN BUEN CLIMA
No basta con contar con un buen ambiente laboral y una cultura que condiga con la visión de sus perso­nales, si la persona no se siente bien remunerada, terminará abandonando la empresa, dice Verónica Ramírez, experta en ges­tión de talento de la con­sultora Yoica. Mencionó que la mayoría de las em­presas aún no se ha toma­do el trabajo de preparar y motivar a sus personales elaborando una escala anual de evaluación para mejorar su cultura orga­nizacional.

“Yo me voy a comprome­ter pero necesito que me pagues lo que me corres­ponde”, indicó. De esta manera recordó que ante una abundancia de infor­mación en distintas redes, todos saben los salarios que se manejan en cada rubro.

ALTOS COSTOS
Tener una alta rotación genera grandes costos para las empresas, se­ñaló. “La alta rotación te genera un alto costo. Se gasta dinero en capacitar al personal, y si termina renunciando, es pérdida de dinero, porque hay que volver a traer a una per­sona y todo eso genera un nuevo costo”, agregó.

¿CÓMO RETENER AL PERSONAL?
Ramírez considera tres razones puntuales por las que una persona puede escoger irse de la empre­sa: el salario, la posibi­lidad de crecer dentro de una empresa y el clima laboral.

En un estudio elaborado por Comunidad RH, una organización experta en la gestión de personas, el 60% de los jóvenes de hoy busca experimentar nue­vos modelos de trabajo.

Sin embargo, es un deta­lle que muchas empresas aún no han detectado de­bido a que no cuentan con un equipo capaz de tra­bajar en el desarrollo del personal. “Es una genera­ción totalmente contraria a la de antes, porque los de antes tenían mucha más estabilidad, porque sabían que tenían que pasar años para poder ser gerentes, pero hoy los chicos quie­ren cambios ya”.

Ramírez también conseja a las empresas que creen oportunidades de creci­miento: “Ellos necesitan planes de carrera y saber que mañana pueden estar en otro lugar y empezar a crecer”, subrayó.

ESTRATEGIAS
Además, una buena es­trategia para retener es crear beneficios adiciona­les que los motiven -como seguros médicos- y si se trata de jóvenes, cosas que se ajusten a su edad, como entradas al cine o cenas a algún lugar social.

Lo que los jóvenes valo­ran de las empresas es que les permitan capacitarse. “Asistir por lo menos una vez al año, y si es fuera de la oficina, con mucha más razón, mucho más atrac­tivo”.

Los jóvenes que pue­blan las empresas bus­can aprender para luego liderar, pero además de eso, buscan ser valora­dos con una buena remu­neración.

También podría gustarte Más del autor