La fórmula del 50/30/20: una buena estrategia para ahorrar

POR FRANCISCO GÓMEZ
FORTALEZA
CEO
Las recomendaciones de expertos acerca de qué porcentaje de nuestros ingresos destinar al ahorro difieren mucho entre sí. ¿Cuánto hay que guardar? ¿Tenemos que resignar esos gustos que nos damos de vez en cuando? ¿O postergar lo que queremos hoy para aumentar nuestro patrimonio? Cuando se trata de finanzas, las preguntas son muchas. Por eso quiero contarte acerca de la fórmula del 50/30/20, que te puede servir de guía para encontrar el equilibrio justo entre el dinero que reservás y el que gastás.
Este método consiste básicamente en hacer un presupuesto, dividiendo nuestras ganancias en tres partes: 50%

PARA GASTOS BÁSICOS O NECESARIOS.
Son aquellos que debemos hacer sí o sí. El alquiler, el seguro médico, facturas de servicios, comida, transporte, etc. Son indispensables y lo primero en lo que tenemos que pensar a la hora de planificar nuestras finanzas.
30% PARA GASTOS PERSONALES.
Acá es donde entran esos gustitos que todos queremos darnos cada tanto, que se vinculan al placer y a la distención. Puede ser ir al cine, a comer afuera, viajar, gimnasio, hobbies, etc.

20% PARA EL AHORRO.
Como es una tarea complicada y que requiere disciplina, para ahorrar tiene que haber un “para qué”, una motivación poderosa. En un primer momento, hay que determinar qué deseamos hacer en el futuro con esos recursos. Un viaje, un auto, realizar alguna inversión, tener un colchón financiero para afrontar posibles imprevistos… Sea cual sea el objetivo, debe ser importante y atractivo para nosotros.
Un error común es intentar guardar lo que sobra una vez que llegamos a fin de mes. De esta manera, difícilmente consigamos hacerlo, ya que es muy probable que terminemos usando el dinero para otra cosa. Lo mejor es, una vez descontados los gastos básicos, definir con anticipación una meta de ahorro, que según el método que recomiendo es la quinta parte de lo que percibimos mes a mes.
Esta fórmula nos permite tener un pantallazo de cómo se compone nuestra economía, analizar si es necesario recortar algunos gastos y organizar nuestro presupuesto; manteniendo así las cuentas en orden. Como consecuencia, lograremos incorporar sólidamente la cultura del ahorro y haremos que el dinero deje de ser un motivo de preocupación. Como la estructura de ingresos y egresos de cada persona varía, este método puede aplicarse de forma un poco más flexible. Lo importante es mantener siempre ese mismo orden de prioridades; porque si por ejemplo, los gastos personales pasan a un primer lugar relegando a los básicos, puede producirse un desfasaje. Por otro lado, no siempre se puede guardar un 20% ya desde arranque, pero comenzar con un 5% o 10%, e ir aumentando paulatinamente también es válido y muy positivo.
Si tenés ingresos variables, porque trabajás de forma independiente o lo hacés por comisión, podés establecer un promedio de lo que ganaste en los últimos doce meses y usarlo de referencia para sacar estos porcentajes.
Un destino inteligente para tus ahorros Hablamos de que para ahorrar hay que tener una motivación e invertir en ladrillos puede convertirse en una muy grande; sobre todo, una vez que conocemos sus ventajas. Esta alternativa brinda seguridad y a la vez rentabilidad, ya que es una opción de bajo riesgo y los bienes raíces aumentan su valor conforme va pasando el tiempo.
En Fortaleza te ofrecemos planes de inversión accesibles y adaptables a tus posibilidades, para ahorrar en ladrillos. Nuestro sistema te permite realizar aportes mensuales, junto a otros inversores, que se utilizan para la construcción de inmuebles. Al cabo de unos años, finalmente, podrás tomar posesión del tuyo.

También podría gustarte Más del autor