La increíble historia de la mejor chef del mundo en 2017

Ana Roš es la más impro­bable de los chefs. Ella nunca quiso ser una y nunca estudió cocina. Entonces, ¿por qué obtuvo el título de Mejor Chef Mujer este año? Es toda una historia: “Vengo de una so­ciedad que no tiene una tradi­ción gastronómica, en la que cocinar no es un trabajo de prestigio”, dice en una entre­vista en su aislado restauran­te de hotel Hiša Franko en un valle de Eslovenia occidental. Por estos días, los comensales hacen el viaje desde tan lejos como Australia, y es necesa­rio reservar mesa con meses de anticipación. Ana nunca se lo imaginó.

CARRERA

Después de abandonar su sueño de una carrera diplo­mática decidió probar el ne­gocio de restaurantes. Se ha­bía enamorado y los padres de su marido, los propietarios de Hiša Franko, habían decidido retirarse. Era el año 2000. Ella y su esposo Valter, un som­melier, decidieron hacerse cargo del negocio. Ana nunca había estado particularmente interesada en la comida. Pero a Valter le encantaba y jun­tos empezaron a viajar por Europa, cenando en algunos de los mejores restaurantes del continente. Había solo un problema: cuando regresa­ron a Hiša Franko, ya no les gustaba la anticuada comida eslovena.

“Un día, mi marido y yo nos sentamos a conversar y deci­dimos que alguien tenía que hacerse cargo de la cocina”, dice Roš, ahora de 44 años. “Él dijo que no tenía tiempo, así que me dije ‘Lo haré yo’. Los primeros cinco años fue­ron un proceso de aprendiza­je. No resultaron fáciles: leía libros y asistía a conferencias, probaba cosas”.

El restaurante ocupa el lugar nº 69 en el mundo, según la organización Best Restaurants de los 50 mejo­res del planeta, que le otor­gó el premio al mejor chef femenino en Melbourne.

También podría gustarte Más del autor