La inestabilidad económica genera dolor físico real

Diario Expansión, España

RIPE

Las personas que sienten que su perspectiva financiera es inestable
experimentan más dolor físico que los que se sienten seguros, según un nuevo
estudio en la revista Psychological Science. Los resultados indican que la
relación es provocada, al menos en parte, por la sensación de falta de control
sobre la propia vida.

 

Eileen Chou, de la Universidad de Virginia, investigador y autor
principal de la investigación, asegura que “los resultados de seis
estudios establecen que la inseguridad económica produce dolor físico, reduce
la tolerancia al dolor, y predice el consumo analgésicos en gran medida”.
La investigación, dirigida por Chou y sus colegas Bidhan Parmar (Universidad de
Virginia) y Adam Galinsky (Universidad de Columbia), surgió de una observación
de dos tendencias concurrentes: el aumento de la inseguridad económica y el
aumento de las quejas de dolor físico.

 

Los investigadores plantearon la hipótesis de que estas tendencias en
realidad podrían estar vinculadas. Su punto de partida fue que la sensación de
inseguridad económica lleva a la gente a sentir una falta de control en sus
vidas, lo que, a su vez, activa procesos psicológicos asociados con la
ansiedad, el miedo y el estrés. Estos procesos psicológicos se ha demostrado
que comparten mecanismos neuronales similares a los del dolor subyacente.

 

Los datos de un diverso grupo de consumidores de 33.720 personas reveló
que los hogares en que todos sus miembros adultos estaban en paro gastaron un
20% más en analgésicos de venta libre en 2008 en comparación con los hogares en
los que al menos un adulto estaba trabajando. Y un estudio en la misma línea
con 187 participantes indicó que dos medidas de la inseguridad económica -estar
desempleado más la inseguridad a nivel estatal – se correlacionaron con que
esas personas tuvieran alta la escala del dolor. Este patrón de resultados se
mantuvo incluso después de que los investigadores tomaron en cuenta otros
factores – incluyendo la edad, situación laboral, y la emoción negativa – en
cuenta.

 

Un estudio realizado en el laboratorio sugirió también que la
inseguridad económica podría está también relacionada con la baja tolerancia al
dolor. Los estudiantes participantes a los que se indujo a pensar en un mercado
laboral incierto mostraron una disminución en la tolerancia al dolor, medida por
cuánto tiempo podrían mantener cómodamente la mano en un cubo de agua helada;
sin embargo los estudiantes a los que se indujo a pensar que iban a acceder a
un mercado de trabajo estable no mostraron cambios en la tolerancia al dolor.

 

Al final, los resultados ponen también de manifiesto la importancia de
distinguir entre la experiencia subjetiva y objetiva:

 

“La interpretación subjetiva de las personas sobre su propia
seguridad económica tiene consecuencias importantes por encima de los de la
situación económica objetiva,”, aseguran Chou y sus colegas.

También podría gustarte Más del autor